• Regístrate
Estás leyendo: Mordor aeroportuario
Comparte esta noticia

Política cero

Mordor aeroportuario

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

He visto melodramas rancheros, pero el del nuevo aeropuerto es ya de campeonato. Tan así, que cualquiera diría que revivieron los libretos de Barata de primavera y El derecho de nacer. Ya lo único que falta es ver a toda la mesa directiva del Consejo Coordinador Empresarial agarrándose de las manos llorando por un mendrugo aeroportuario, como si de este dependiera el destino de la patria. Bueno, la negociación del TLC ha sido menos telenovelera que la construcción de esta madrola que parece producto de algún delirio de Yolanda Vargas Dulché, y cuyo momento más acá nos lo acaba de regalar el dotor Mit, que al parecer sigue teniendo problemas para conciliar el sueño, cuando vestido de simplemente María se mordió el reboso y dijo “el estado de derecho no se negocia” al negarse a participar en la mesa donde la iniciativa privada le iba a demostrar al Peje que no habrá socavones en tan bonita construcción.

Si ya pensábamos que aquello de “No permitiré que las minorías corruptas hagan de las suyas”, esto seguro le pegó al candidato del PRIcámbrico temprano en sus porcentajes de popularidad, esto por lo menos le ha de haber arrebatado cualquier posibilidad de ganar algo en las encuestas.

Olvídense si el nuevo aeropuerto es un nido de transas —algo que en México no suele ocurrir con la obra pública porque todo es transparente y sensato— o de si se hundirá cual Titanic cuando el Vaso de Texcoco recupere su memoria húmeda, a mí lo que me genera estertores es todo lo que se va a requerir para tomar un vuelo una vez que eso se termine. Y es que tengo la impresión de que va a ser más fácil que los candidatos independientes (salvo Marichuy y Kumamoto que forman honrosas excepciones) no hagan chanchullo en la recolección de firmas como El Jaguar, El Bronco y la Zavala, que son los huachicoleros del voto, a que subirse a un avión no se convierta en una pesadilla.

Por principio vas a tener que salir tres días antes para llegar al mentado aeropuerto que está más lejos que la conciencia que los pluris del PRI; luego hay que llevar una fortuna para tomar un refrigerio en las salas de espera porque como al licenciado Peña y al ingeniero don Socavón les dio por sentirse en Abu Dabi, habrá que ser un verdadero jeque para pasar por esas instalaciones y no acabarse los ahorros de toda la vida. Eso sin contar que está ubicado en el Mordor del Edomex, tierra sin duda pródiga en materia de escándalos, abusos y toda clase de inicuas asimetrías.

Que alguien primero le aplique un exorcismo.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.