• Regístrate
Estás leyendo: Margarita
Comparte esta noticia

Política cero

Margarita

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Ya solo por aguantar a Jelipillo Calderón, a Margarita Zavala le tendrían que poner un nicho y una ventaja de un millón de votos en las elecciones para compensarla en su sacrificio, que no es poca cosa si tomamos en cuenta que el ex nada preciso es una patada en las gónadas con botas de pico atrás y consuelas adelante. Sin embargo, hasta esta humilde atalaya, que tiene algo de cruz y del Pantera, llegan los gritos airados de aquellos que incluso la quieren entambar solo porque un altísimo porcentaje de las firmas que avalan su candidatura independientes son chafas, apócrifas o de origen francamente pecaminoso, saltándose trancas y normas, al mismo estilo del Bronco, quien ya fue a pedir amparo porque a wilbur quiere estar en la boleta a pesar de sus tropelías electorales y el Jaguar que ahí está, cotejando firmas cual duende obsesivo de Gringotts, de una en una para ver si sale una buena.

Digo, hay que entender que la señora Zavala es buena, santa y pura, lástima que estuvo rodeada de gente que cree que la moral es un árbol que da moras, como Gonzalo N. Santos, epítome del priismo primitivo: García Luna Productions, el inspector Poiré que no Poirot, Navalú, la Pinche Sota y un montón de gente, incluyendo su maridito. Personas de esas con las que te advertía tu abuelita que no te juntaras para que no te enseñaran a aullar.

Así, reconociendo también sus buenos y humanitarios oficios en las historias de criminalización de los jóvenes durante la narcoguerra y el incendio de la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora, donde tan bien se portó con las víctimas, habría que darle una oportunidad a Margarita para que se reivindique. Podría irse a apoyar a las víctimas de los temblores de septiembre que ya viven un auténtico abandono por parte de las autoridades federales, que han jugado a “dónde quedó la bolita” con el Fonden como en materia local, que ha sido una burla total. Ahí tenemos al dotor Mancera, reconstruyendo su carrera pero no la CdMx, sugiriendo a los candidatos que incluyan la reconstrucción en sus propuestas (bueno, no está de más recordarle a Mikel que se anda paseando con la sábana del KKK a cuestas), cuando lo que debería hacer sería rifarse por los damnificados, a los que tiene olvidados, como dicen en la Unidad de Tlalpan. Que gaste lo poquito de lo que le queda de capital político apoyando esta causa en vez de rendirle culto al ya muy afoxiado Vargas Llosa. A ver si así.

Como quera que sea, si Margarita no reacciona y cree que se va a salir con la suya haiga sido como haiga sido, a lo Jelipillo Style, va a terminar bailando la de la “Niña Bien” que va a votar por “ya saben quién”.

O peor aún, agarrada del cuello por la historia, como el Piojo Herrera.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.