• Regístrate
Estás leyendo: ‘Maradó’, ‘Maradó’, Maradona
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 03:53 Hoy

Política cero

‘Maradó’, ‘Maradó’, Maradona

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

La infinita sabiduría de los dioses nos ha dado un gran regalo para que los mexicanos no padezcamos el terrible síndrome de abstinencia que se avecina ante el fin de las campañas políticas. A quién le importa el internet de las cosas cuando puedes bailar el kazachok y el “kalinka, kalinka, kalinka, maya” viendo cómo un torneo con vista al VAR resuelve jugadas peliagudas con tecnología, salvando de injusticias de una manera que ya quisiera tener el INE, que no puede tener un PREP de verdad, pues por su lentitud uno pensaría que no ha superado los tiempos del Telex, el VHS y el fax.

Una sopita de pollo pambolera para el alma y resistir la falta de debates y postdebates, guerras sucias e impúdicas que parecían diseñadas por Luisito Rey que, sin duda, ha desplazado a Carlos Salinas como el villano favorito de México. O quién sabe, tomando en cuenta que apenas convocó a una reunión cumbre, no de la Mafia en el poder (porque sabemos que es un mito genial casi tan grande como la pobreza), pero sí con varios encumbrados y poderosos personajes en su humilde bohío al sur de la CdMx. Seguramente se juntaron para debatir sobre el paradero de la mamá de Luis Miguel.

Pero el Mundial no solo nos ha dado grandes satisfacciones deportivas, sino también emocionales, sobre todo porque los mexicanos no habíamos visto tantos triunfos seguidos desde la toma de Zacatecas. Ganarle a Alemania y a Corea es más o menos el equivalente a vencer la corrupción… bueno, no, tampoco es para tanto, pero sí es un inesperado regocijo ante la perspectiva de un desastre anunciado. Como quiera que sea, la mejor manera de tolerar la ausencia del circo electoral es recurriendo al pensamiento positivo del gurú Chicharito que, al ritmo de “imaginemos cosas chingonas”, ha puesto a temblar a los maestros de la superación personal, porque llama a aplicarle la tarjeta roja a la cultura derrotista del “ya merito”, del “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, del “ya nos saquearon y nos volverán a saquear”.

El “Imaginemos cosas chingonas” es mejor que las frases de Karime Macías pues comparte la abundancia que ha merecido con todos nosotros.

Parece que lo que le hace falta a nuestra democracia es una Perestroika con glásnost incluida o una fiestota como la que traía Maradona en el estadio donde Argentina se calabaceó para pasar de panzazo a la siguiente ronda. No se sabe a quién memearon más, si a Puri Carpinteyro por juntarse con la Barrales vestida de Matrix para que le enseñara cómo usar el internet de las cosas para publicitar encuestas fake (algo que según los de Verificado también hizo Ricky Rincón Anaya, Anaya, Anayita para, tiernamente, ser el consentido de su profesora) o el Diego que se puso una envidiable guarapeta de merenguero. 

Una pachangota de esas que se debió de haber aventado el dotor Mit para quitarse los esperpentos, pues en estos momentos parece que se lo llevó el diablo, digo, Thanos.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.