• Regístrate
Estás leyendo: Mancera, ese semidiós incomprendido
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 07:47 Hoy

Política cero

Mancera, ese semidiós incomprendido

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Me alegra sobremanera que apareciera el video donde se ve con toda claridad que el Guasón fue el causante del derrumbe de la plaza Artz Pedregal. Sobre todo ahora que le querían echar la culpa del desaguisado al pobrecito Miguel Ángel Mancera, solo porque el buen dotor tuvo a bien soltar todos los permisos habidos y por haber, además de apersonarse a la inauguración y declarar que el lugar era la quinta maravilla. Al igual que las otras 108 plazas comerciales abiertas en los últimos 10 años en la Ciudad de México. Con razón me sentía más acusado por los de Nutrisa y Zara que El Peje por los del Cisen, que lo seguían hasta al cine en Tabasco.

Hubo una época en que los malls, como hay que llamarlos ahora para que no te digan naco, eran unos cuantos de Plaza Satélite a Perisur y de Santa Fake a Plaza Universidad. Pero hoy en día hay casi tantos como Oxxos, en un esfuerzo de nuestros sabios inversionistas que no quieren que nadie se pierda la alucinante y beatífica experiencia de comer alitas en un Chillis, echarse una hamburguesa de Ronald Mc Donald o comprarle al millennial sus garritas bien avant-garde en Bershka y Pull & Bear.

Un esfuerzo que no parece que comprendan aquellos que en vez de las maravillas de la cultura del shopping quieren que haya parques arbolados y canchas deportivas, donde la gente pueda pasear con perros y carriolas. Osáh, cómo van a preferir árboles y pasto a boutiques y locales de cosas que casi nadie puede comprartz. Artz-Comprartz, tiene lógica, ¿no? Y hacen juego con nomamartz.

Así, hizo bien el distinguido ex jefe de Gobierno —hoy trasformado en senador, como uno de los contados beneficiarios de un Frente del que muy pocos sobrevivieron— en deslindarse de volada y pasarle la papa caliente a la delegación aún perredista en Álvaro Obregón, como correspondería a todo acto republicano y viril.

Sobre todo cuando tienes fuero y has dejado un legado tan grandioso e insuperable en la urbe que has gobernado, que la gente no fue capaz de reconocerlo a la hora de ir a votar. De hecho hay quienes desde el fondo de toda su maldad han querido interpretar el inclemente triunfo de Morena a la manera de un rechazo total a su gestión, quién sabe por qué. Todo ha sido tan hermoso y los capitalinos vivimos casi que en Zürich, sin violencia ni asesinatos ni derecho de piso, que cualquiera diría que somos una bola de malagradecidos que no supimos valorar a don Miguel Ángel en todo su esplendor.

De hecho le deberíamos de pedir disculpas y hacer una coperacha para arreglar los desperfectos en la plaza Artz del Pedregal. Faltaba más, sobraba menos.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.