• Regístrate
Estás leyendo: Lluvia, tus manos frías como la lluvia
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 05:23 Hoy

Política cero

Lluvia, tus manos frías como la lluvia

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Anuncia el doctor Mancera importantes recortes presupuestales para estar en conjunción con la lógica imperante en estos días del presupuesto base cero, que solo durará un poquito, mientras las reformas estructurales agarran vuelo y comienzan a llevarnos al primer mundo. Solo espero que el recorte sea en materia de control acuífero que, como hemos visto en estos días en la Ciudad de México, no hacen falta, pues apenas se dan algunos encharcamientos inesperados y atípicos que si acaso podrían tragarse de nuevo al Titanic, de ninguna manera pervierten con sus voraces humedades el devenir de la justicia cotidiana.

Y si alguien llega a hacer más de dos horas de un punto a otro de la urbe, es porque seguramente no posee como debe ser una camioneta 4x4 con motor fuera de borda para exaltar sus capacidades anfibias. Para la próxima repartición de créditos blandos Higa, hay que comprarse una, en vez de andar en Metrobús.

Por supuesto, gracias a la manera magistral con la que se planean las cosas, la CDMX no tendría que administrar mejor las obras en calles y avenidas, porque en el México bajo el diluvio jamás llegan a contribuir al caos y el desorden. No se diga las grandes obras que están tan bien diseñadas que inspiran a la chilanguiza. Y si algunos tratan de protestar e impedir su desarrollo, siempre habrá un pelotón de granaderos dispuestos a convencerlos con toda amabilidad y si acaso algo de rudeza necesaria a que regresen a sus casas a ver Antes muerta que Lichita.

Además, como bien ha dicho la vocería del GDF, los verdaderos culpables no son los funcionarios que no le han invertido a los recursos hidráulicos que desparraman solo muy ocasionalmente el impoluto drenaje profundo.

Quizá sea la primera vez que el sistema Cutzamala, cuyas culpabilidades son legendarias, sea superado por las de aquellos cochinones distribuidos en la sociedad civil que, según el Dr. M, se la pasan tirando deliberadamente basura nomás para tapar los ductos y desprestigiar al gobierno.

Si nuestras manos no estuvieran tan frías como la lluvia por estar nadando en los pasos a desnivel, hubiéramos podido rescatar a cubetadas algo de ese recurso pluvial para no morir de sed, habiendo tanta agua.


jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.