• Regístrate
Estás leyendo: ‘Huachicol’ de piedra, ‘huachicol’
Comparte esta noticia

Política cero

‘Huachicol’ de piedra, ‘huachicol’

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Como somos muy dados a la histeria colectiva, los mexicanos nos hemos tomado toda esta crisis con poco sentido del humor. Los artificios bajo los cuales se ha ceñido todo esto del hot tapping nos ha impedido tener un poquito de tranquilidad y liviandad para no instalarnos en el tango. Bueno, hasta en los memes están ahí todos tristitos y melancólicos con gente acariciando sus bidones con lágrimas en los ojos y luego por eso la gente agarrándose a rotoplazazos por el lugar en la fila de las estaciones de combustible.

Y como si no fuera suficiente con los alarmistas mensajes que parecen redactados por El Negro del Whats (que incluyen una superjalada de se está negociando petróleo venezolano), los huachicoleros sabotean los ductos para mantener un negociazo del que, casualmente, ni Fox, Calderón ni mi licenciado Peña le prestaron la atención debida, al fin que solo se perdían miles de millones de pesos que ni hacían falta.

Desde que empezó este melodrama gasolinero-huachicolero con paranoia incluida, me acordé de los tiempos de la escasez de agua en Ciudad de México cuando todo mundo le entró con fe, esperanza y poca caridad a la acumulación originaria del “preciado líquido” y ahora ya no saben qué hacer con tantos tambos repartidos por la casa.

Quizá sea el momento de bajarnos del tren del mame y comprender que no todo es un lamento boliviano. Por ejemplo, nuestros compatriotas administran más sus tanques, ya no sacan el coche para ir a las tortillas a tres cuadras y caminan, casi no hay tráfico y se circula a menor velocidad para no gastar el combustible.

Y hasta tenemos nuevas frases para toda ocasión: “No soy yo cuando tengo menos de medio tanque”, “Mi huachicolero ayer se me perdió”, “No eres tú, es el desabasto”, “Si como dice AMLO el que se aflige se afloja, mejor lo segundo” o “El desabasto que me preocupa es el de amor, la gasolina qué”.

Es momento de ser generosos como El Bronco, que cuando una señora humilde le solicitó apoyo para una persona mayor, le respondió con un “¿Y tú por qué no le ayudas?”.

jairo.calixto@milenio.com
@jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.