• Regístrate
Estás leyendo: Halloween maradonesco
Comparte esta noticia

Política cero

Halloween maradonesco

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

A mí no me engañan. La llegada de Diego Armando Maradona es una cortina de humo de Amlove para construir un frente ultraizquierdoso bolivariano en la República amorosa de la Cuarta transformación. Digo, qué casualidad que de pronto los Dorados de Sinaloa trajeron como director técnico a un personaje que no solo tiene tatuado al Che y a Fidel Castro en el cuerpo, sino que ha formado parte de la imaginería comunista de los últimos tiempos como una especie de mascota. Seguramente se trata de un compló destinado a atraer a la masa crítica derechosa e irla ablandando en su crítica siempre justa a los estándares pejistas con sus corazoncitos incluidos.

De veras, no había escuchado nunca a nadie que fuera tan peyorativo con los chicos de la prensa como el tabasqueño que se atrevió a decirles ¡“corazoncitos”! Habrase visto tanta maldad. Mejor les hubiera dicho que ningún chile les embona y cosas por el estilo. Habría sido menos ofensivo.

Y todo por no hablar del esposo de Anahí que armó todo un jelengue político para poder ser shampoo y acondicionador al mismo tiempo al conservar la gubernatura y la senaduría con una pequeña ayuda de Morena y Monreal. Eso estuvo bien; una supuesta jugada de ajedrez que a ver si no se convierte en Parchís, chis chis. El sueño de los pragmatismos rudos produce “mostros”. Ya se sabe, el que con niños verdes se acuesta...

Es lo mismo que con los clásicos porros de la UNAM a los que tienen guardados desde los tiempos de Díaz Ordaz en una cámara criogénica para soltarlos cada tanto según se vaya necesitando como zombis en las escenas de Walking Dead. El problema es que de tanto tiempo guardados se ven muy demodés aunque los hayan arreglado como émulos de Maluma, como siempre .

Y lo peor es que las autoridades universitarias han reaccionado tan lentamente mientras la comunidad exige fuera porros de la UNAM, que ya se les escaparon dos “por falta de pruebas” (luego de los desmadres que armaron las hordas portales, puede faltar cualquier cosa, incluso el debido proceso, pero nunca pruebas, amigos de la Procu de la CdMx) porque no hicieron lo que tenían que hacer desde el principio: denunciarlos.

Nada más faltó que celebraran, como el fiscal de Yunes, Jorge Winckler, el haber encontrado una fosa clandestina llena de restos humanos, cual si fuera fiesta de Halloween.

Maradona, ese gentleman morigerado y pulcro ya está en Culiacán para el regocijo de la izquierda exquisita y chairesca, esa que aplaude los ataques injustificados del New York Times al insigne Donald Trum.

jairo.calixto@milenio.com • www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.