• Regístrate
Estás leyendo: Gobernar Guerrero está cabrón
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 19:17 Hoy

Política cero

Gobernar Guerrero está cabrón

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Para ser alguien que padece un fuerte complejo de inseguridad, me siento muy seguro en México. Aunque muchos lenguaraces quieren hacernos creer que Calderón está de vuelta en calidad de asesor, creo en los datos que documentan con fervor el descenso vertiginoso de los índices de criminalidad, de la caída en seco de flagelos y plagios, de asesinatos y extorsiones. Y si ocurren cosas desafortunadas como en Iguala y Ayotzinapa, Michoacán, Veracruz, Tlatlaya y varios más es porque se trata de casos aislados.

Las cosas están tan bien que incluso aún en las malas noticias hay transparencia: el gobierno de Guerrero, que atinadamente dirige un gran humanista, ya aceptó que la policía sí se excedió en la fuerza, pero solo un poquito. Como se pasaron tantito con Los Avispones y con el líder del PAN.

Pero no fue por eso que Enrique Peña Nieto canceló su gira en la entidad, sino más bien debido a que todavía no asimila los elogios de Kissinger.

Como quiera que sea, la nave va. A lo mejor todavía no sabemos a 20 años del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu la verdad y nada más que la verdad, pero ya Camacho Quiroz anunció que sus ideales están más vivos que nunca en el Revolucionario Institucional.

Digo, no se sabe el paradero de 57 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y dicen los neuras del lucha lucha, no dejes de luchar, que está desapareciendo la clase media, pero podemos alegrarnos que ya hay 27 billonarios debidamente acreditados en la patria, cinco más que el año pasado. Yupi.

Bueno, todo está tan tranquilo en la patria que, con tal de no estar de ocioso Chucho Zambrano levantó una demanda contra Rosario Robles, noble defensora de las causas de los más desprotegidos que, gracias al cambio de siglas de su programa están más protegidos que nunca. Pero contra lo que pudieran pensar los sospechosistas, no es debido al resurgimiento del affaire Ahumada, sino por uso y abuso de los programas sociales para obtener beneficios electorales para el PRI.

Están como la secretaria del Trabajo defeña, que en vez de luchar por el salario mínimo quiere perjudicar a ese prócer moral que es Catémoc Gutiérrez, rey de los Topo Gigios. No se vale.

Así, para saborearla nos queda la frase indeleble del alcalde de Iguala, José Luis Abarca: “No tuve conocimiento de los hechos violentos, yo estaba bailando”. Y seguro, “La culebra”.

Como expresó el culto primer “gobernador negro” dijera Zedillo, René Juárez Cisneros, “...gobernar Guerrero, está cabrón”.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.