• Regístrate
Estás leyendo: ¡‘Fideicomízame’ esta!
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 20:27 Hoy

Política cero

¡‘Fideicomízame’ esta!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Cada vez que veo una de esas áridas peleas en Twitter o en la vida realmente existente, entre los antílopez y los pejezombies, me sorprende la energía que despliegan al torcer hasta las últimas consecuencias cualquier argumentación. Me siento con la tranquilidad necesaria como para ver el futuro con fe, esperanza y caridad como aquellos a los que, utilizando la parábola de mi siempre lúcido licenciado Peña, del que ya nadie se acuerda (algunos malvados dicen que al fin le llegó lo que tanto aplazó al mantener la tutela de la campaña del dotor Mit: la muerte política en vida), todos los chiles les embonaban y que ahora, casualmente, no les embona ninguno.

Y está bien, sobre todo cuando se tocan temas como la venta del avión presidencial que no tiene ni Obama. Por alguna extraña razón se plantea que será un mal negocio porque no se va a obtener lo que se invirtió. Perdón, es como cuando compras un coche: desde el momento en que lo sacas de la agencia va a perder un alto porcentaje de su valor. Sin embargo se le podría sacar provecho no para transportar a Amlove y a toda su banda por una especie de clasismo al revés, sino para convertirlo en el Museo de la Mafia en el Poder, donde el mexicano de a pie pueda conocer cómo vivían las clases poderosas y se la pasaban de rechupete.

Lo mismo ocurre con lo de la descentralización. De pronto encuentro a muchos sesudos personajes sorprendidos por la iniciativa, como si no se hubiera hablado de ella desde tiempos inmemoriales. De hecho recuerdo que en mis mocedades era un tema recurrente para despresurizar la Ciudad de México de tantas instituciones. Y puedo evocar a estos mismos intelecuales que ahora andan haciendo el reto Neymar abominando con enjundia esta idea que en aquellos días no les parecía tan tropical, elogiándola. Hay que reconocer que sí es un poco extraño que Sedatu o Sedesol estén en el ex DF, unas secretarías que por estar extraviadas en el bullicio de la falsa sociedad, impiden su visualización con certeza jurídica para saber en qué momento se construyen ahí estafas maestras.

Como quiera que sea, y para acabar con este duelo llamado “Fideicomízame esta”, el Peje debería checar el momento en que en la película Social Network, escrita por el maestro Aaron Sorkin (The West Wing) y dirigida por el gran David Fincher (Seven y El club de la pelea) la abogada de Mark Zuckerberg, luego de meses de demandas y contrademandas con sus ex socios a los que les había arrebatado Facebook, le dijo más o menos así: “Mira, págales y dedícate a hacer prosperar tu negocio. En muy poco tiempo esto será una bicoca. No pierdas lo más por lo menos”. Al final el buen Mark, que también pensaba en la cuarta transformación, le hizo caso. Lo demás es historia.

Así, que Amlove pague la multa bajo protesta e incluya una dotación de suéteres estilo Marchelo Ebrard para cada consejero del INE. Y ya, pasemos a otra cosa que no sea de fideicomisos y trolles, que está a tres minutos de volverse de hueva.

jairo.calixto@milenio.com
ww.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.