• Regístrate
Estás leyendo: El quinto Informe, esa maravilla
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 09:29 Hoy

Política cero

El quinto Informe, esa maravilla

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Yno cupo la prudencia. Pudiendo matarse en privado, como corresponde en la intimidad de su despacho con Montana incluida, los panistas decidieron ventilar sus escatológicas y barbajanescas disputas de vodevil de cuarta, solo para echarle a perder al licenciado Peña su espléndido y encantador quinto Informe de gobierno, que no pudo ser más claridoso y vehemente, colmado de éxitos y maravillas, eficiente y pleno de verdad. Es una lástima que algo tan valioso y feliz, como ese recuento de logros y felicidades, se haya visto empañando por el ambiente tosco y resentido de los blanquiazules, que parecía que en cualquier momento le iban a caer a Cordero, Lozano y Gil Zuarth solo porque bajo las órdenes de Macartyta Zavala y Jelipillo Calderrón —que sacó de la tintorería su uniforme de Juan Garrison de los tiempos de la narcoguerra— convirtieron al PAN en una verdadera orgía de traiciones y cuchilladas traperas.

Digo, hasta parece que con tal de menoscabar la muy republicana tarea de explicarle al país que su nivel de prosperidad solo es comparable con la de los gemelos Duarte (más ahora que a Chesarito le devolvieron el ranchito, pobrecito, y Javidú dejó valientemente el fitness político, digo, la huelga de hambre estilo Charly Salinas), Betito Borge, los de Higa sido como Higa sido, OHL, Aldesa, Epccor y varios más hijos del enriquecimiento explicable pero inexorable e inescrutable, los pitufos se transformaron en Gárgamel y Azrael.

No se vale.

O sea, estaba bien que Ricky Ricón Anaya ha hecho del PAN su leonera, pero no era como para que Calderón desenvainara la espada para que solo su encantadora esposa se quedara con la candidatura, pues su visión de estadista bien pudo comprobarse desde los tiempos de la guardería ABC.

Y como si eso no fuera suficiente con esto para entorpecer el prístino y ejemplar discurso de don Enrique que, cual ave del paraíso cruzó el pantano de socavones e improperios trumpistas sin mancharse, los perredistas también armaron su escándalo. Contagiados por Ricardo Monreal, que parecía Lupita D’Alessio cantando “Mentiras”, Dolores Padierna y El Señor de las Ligas dejan al PRD chuchista para apoyar a López Obrador.

Con todo y todo, el señor licenciado don Presidente se equivoca. México, gracias a las sabias reformas estructurales, no va a ser un país desarrollado en dos décadas, como ha vaticinado, porque estamos a un strike de ser como Suiza.

¿Quién en su sano juicio se atrevería a dudar que estamos mejor ahora que hace cinco años?

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.