• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 04:40 Hoy

Política cero

‘El Piojo’, como Pedro Infante, que cante que cante

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Adiós a un gran mexicano que, como Pedro Infante, no ha muerto, vive en el corazón de los hermanos Dos Santos, el Partido Verde, el góber que lo chiapanizó y el hashtag #MetemePiojo. Nunca pensé que Dios me iba a prestar vida para ver esto: que un día habría más linchadores mediáticos del hoy ex técnico nacional que de la CNTE.

Procediendo de una manera demagógica y populista —exactamente en el sentido contrario que las consignas del licenciado Peña—, la Federación Mexicana de Futbol ha echado a patadas de su dulce seno a un mexicano probo, sencishito y carismático como Miguel Herrera, símbolo inequívoco de la mexicana alegría.

Solamente por romper los esquemas en materia de inteligencia emocional y no tomarse su dosis de Prozac para administrar la ira, a tan culto personaje le aplicaron la clásica del recorte presupuestal y, según dicen las malas lenguas, no le van dar indemnización, condenándolo a engrosar la estadísticas del Coneval que, tristemente, contradicen a la Sedesol de Chayito Robles, quien dice que los únicos pobres que hay son los de corazón, como aquellos que corrieron al Piojo. A ver si cuando menos le dan a don Miguel una chamba en el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, aunque sea de funcionario aplicador de exámenes de conciencia sindical.

Con esta decisión que nos conmueve porque sin el burlesque Piojo nos vamos a tener que acordar de la paridad del peso frente al dólar y a tener que salir a preguntar cómo va lo de la captura del Chapo, también han creado una superstición más en la laberíntica relación obrero-patronal: nadie se va a atrever a cruzarse en el camino del amigo Martinoli, no vaya a ser que hasta por un involuntario empujón te vayan a correr de la mina de carbón, por haber chocado con este carbón.

Con la caída de Herrera, que ahora pasa a la sección “Otra vez a brindar con extraños”, imagino que Videgaray pueda recurrir a la imagen del cronista deportivo como símbolo de los recortes presupuestales. Y cuando te llamen de Recursos Humanos para darte de baja de la nómina no dirán que te corrieron sino que te aplicaron la “martinoliana”.

Lo que es de admirar fue la actitud de Decio de María que, ya al frente de la Femexfut, dio la noticia del cese del Piojo con un inusitado furor forense. La devastación del hombre fue más verosímil que la afectación de Murillo Karam por los 43 de Ayotzinapa.

Y menos cansado.

El Piojo tendría que salir a la palestra y decir cómo hizo Peña Nieto con los maestros: “No se dejen engañar”.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.