• Regístrate
Estás leyendo: El nocaut de JC Chávez
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 21:47 Hoy

El nocaut de JC Chávez

Publicidad
Publicidad

A mí en particular no me molesta que grandes y admirables conciudadanos ejemplo de morigeración e inteligencia emocional, como El Potrillo y Julio César Chávez, demuestren públicamente sus apegos políticos, como ahora que aparecen en fotos con el dotor Mit. Sobre todo porque al final de cuentas luego se pueden quemar, como Ricky Ricón Anaya, que ahora protagoniza un spot del dotor Mit, en el que se desvive zalameramente elogiándolo, como si fuera el Dalai Lama. Eso le pasa por andar de quedabién, como cuando el ex secre aparecía muy risueño con los Duarte y Betito Borge elogiando sus respectivas administraciones.

Se ve de inmediato que el apoyo de JC y Alex es producto de una admiración genuina. Así que no entiendo tanta crítica y tosco trolleo hacia el campeón, al que no le quedó más remedio que recurrir a sus redes sociales para responder a los mordaces y resentidos con un “Haber (sic y recontra sic), vivimos en un país libre y soberano, yo puedo apoyar a quien quiera, así como ustedes pueden apoyar al que quieran, así que no estén chingando”.

Un lujo del pensamiento contemporáneo totalmente irrebatible, solo comparable a la respuesta en el mismo sentido a la que sabiamente acudió Juan Manuel Márquez cuando en pleno cotejo electoral en Michoacán se trepó al ring con un calzón adornado con el bello logotipo del PRI. Años después, el boxeador se quejó del gasolinazo y la Santa Inquisición del Twitter le recordó su pasado tricolor. Ni aguantan nada.

Están como Marchelo Ebrard cuando al regresar a la patria vio que tenía extraños compañeros de viaje en Morena, como Catémoc Blanco, Hellboy Espino, Gaby Cuevas y el nieto de la Gordillo. Un pequeño sacrificio para poder cumplir su venganza contra el dotor Mancera.

Como quiera que sea, por esa y muchas cosas le di la razón a JC en Twitter y le agregué un pequeño comentario sobre la urgencia de tomar un curso de ortografía. Y que me bloquea; no sé si lo hizo para que no estuviera chingando o para no llevarlo al curso de ortografía. Misterio.

Como misteriosa es la iniciativa de aquellos que buscan cambiar el Himno Nacional por uno más políticamente correcto y que pueda ser cantado sin broncas por El Coque Muñiz. Ya saben, un himno pasteurizado y homogeneizado, light, deslactosado, en el contexto de los Acuerdos de París y el Protocolo de Kioto, que exija el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés, sin gluten, con cuota de género y pet friendly. Ya luego vamos por las canciones de Cuco Sánchez y las de José Alfredo.

Otro nocaut de JC Chávez.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.