• Regístrate
Estás leyendo: El Instituto Nacional Electoral, ese castillo de Grayskull
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 12:37 Hoy

Política cero

El Instituto Nacional Electoral, ese castillo de Grayskull

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Dicen que cuando quieras que algo no se resuelva lo mejor que puedes hacer es crear una comisión. En este caso no hicieron una comisión, sino que pretenden armar toda una institución, el INE, que parece un homenaje al Viceministerio de la Felicidad de Maduro. Si durante años y felices días no pudieron ponerse de acuerdo para poner a tres tristes consejeros, no me imagino el numerazo para construir un supraelefante blanco electoral para controlar sus descontroles.

Pero deja la construcción de este elefantiásico basilisco que amenaza con catapultar todas las taras y fallas de su antecesor, la nueva banda TimbirIFE; lo que asusta es el nivel de derroche que representaría. Una lana que ni en sus mejores tiempos La Quina hubiera imaginado en el sindicato de Pemex, pero que a su culto sucesor, Robero Deschamps, apenas le alcanzaría para mantener al orgullo de su nepotismo. Eso sí, la proyección de este monumento a la austeridad republicana con pasiones faraónicas incluidas, apunta para que sea más divertido que el escándalo del avión mexicano tumbado en Venezuela. (Como va la lógica, ambos gobiernos coincidirán en que los culpables fueron unos aliens sobornados por Los caballeros templarios).

Afirmó el nuevo temerario, Leonardo Valdés Zurita, que en ciertos momentos nos hizo extrañar a Luis Carlos Ugalde, que para que las cosas resulten, ese INE tendría que montarse sobre la estructura del IFE. Sí claro, como se montó la estructura del América en la de Pumas para que éstos pudieran acabar en el oprobio. Ya cuando estás en ese punto, lo mejor que le puede ocurrir al equipo es que corran a todos los que llevan la vida de Miley Cyrus.

Dicen los que impulsan esta iniciativa que todo sea con tal de acotar el poder del virreinato de los góbers preciosos. Y no sería tan mala idea, pues estos calígulas no le ceden el poder a sus caballos, sino a sus guaruras. Tristemente la recuperación del centralismo, el nulo interés de los partidos por involucrar a la ciudadanía, convertirán al INE en el Castillo de Grayskull donde los He-Man del PRI-PAN-PRD serán los Amos del Universo. Y en tanga. En el delirio quieren que el INE lo encabece Woldenberg, Cazar, Creel, Cárdenas o Elizondo. Mejor que traigan a Justino Compeán. Chale.

jairo.calixto@milenio.com o www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.