• Regístrate
Estás leyendo: El holandés volador
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 21:09 Hoy

Política cero

El holandés volador

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Si algo deja como legado Johan Cruyff, esa leyenda del futbol mundial que sacó al deporte de las cavernas para depositarlo con estilo y gracia en la modernidad, es esta idea de que en el campo de juego los que atacan también defienden, recuperan, se sacrifican y asisten. Las glorias individuales no pueden ser sino producto de la colectividad y la lectura de un partido, sobre todo, un ejercicio intelectual donde el músculo y la técnica están al servicio de la táctica.

Recuerdo esos mundiales donde la llamada Naranja mecánica, siempre comandada por Cruyff, construía un portentoso cuadro ofensivo y un vitalísimo y oportuno sistema de resguardo del área chica, sin renunciar nunca a la aportación de emociones, riesgos y dinámicas estratégicas al ritmo de "lo difícil es hacer el futbol fácil".

Y todo desde la rebeldía frente a lo que le parecía injusto, retardatario, aburrido y sin gracia. Irreverencia, innovación y lógica, son palabras asociadas a esta figura inolvidable.

Quizá sea momento de llevar esta filosofía de Cruyff a otros terrenos, por ejemplo a los de la geopolítica, donde lo que ocurre es igual de desastroso que lo que pasa en Veracruz, donde a pesar de los víveres de señalamiento e impopularidad del gobierno que atinadamente dirige Javiercito Duarte, lo que cunde es la impunidad, como el caso más reciente de los puercos juniorcetes que violaron a una joven.

Ahora mismo con el tema de ISIS y terrorismo ahora desatado en la tierra de Titin, el sistema no cambia sus estrategias a las que se han visto desde la derrota de las Torres Gemelas, Londres, Madrid, África y París. Confrontación, amenazas, bombardeos, histeria colectiva, narrativa bigbrotheresca. Sin variantes mínimas y con los mismos trágicos resultados, la lucha contra el terrorismo es tan chafa como el del combate al narcotráfico por las vías arcaicas pero decimonónicas del prohibicionismo.

Digo, cómo van a empezar a transformar un tema tan complejo si se olvida atacar la raíz del rencor y el resentimiento del que se nutre el corazón de los migrantes producto del colonialismo milenario: la marginación, la explotación, el olvido y el tufo tenebroso de la xenofobia y la islamofobia.

Son como los X Men pero con más rencores.

Si a sus ataques los respondes con bombardeos esto nunca se acabará.

Decía el gran Johan Cruyff que el futbol se debe jugar con el cerebro y la geopolítica en tiempos de ISIS debería ser así también.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.