• Regístrate
Estás leyendo: El fantasmita nada amigable
Comparte esta noticia

Política cero

El fantasmita nada amigable

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Me informan que el ya legendario #LordAudi, que ha rebasado por la ultraderecha a #LordFerrari y a #LordRollRoyce, que quedaron como simples aprendices de mirreyazos, al fin se ha entregado al Ministerio Público, donde fue a decir, con el mismo tono melifluo que el de Javidú al acusar a su archienemigo Yunes de enriquecimiento inexplicable (qué curioso que no dijera nada de su secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez, quien ajustándose al viejo dicho, tiene más propiedades que el nopal, razón por la cual tuvo que renunciar al cargo que ejerció con singular sentido de la justicia si evocamos el caso de los Porkys y el de las narcofosas que cubren el territorio con denuedo y vocación), que es bueno, santo y puro, que fue la bicicleta la que rayó la fina estructura de su poderoso bólido alemán. De hecho, me cuentan, deslizó la idea de que no se había presentado antes, cuando la masa histérica clamaba por su llegada a la picota, simplemente porque estaba viendo con la calma que se merecen las fotos de Orlando Bloom.

De no ser por eso y porque no lo dejaban pasar para ir a declarar a consecuencia del relajito que se traían las autoridades federales y capitalinas con las vallas que colocan a piedra y lodo en los alrededores de Gobernación cual si estuvieran resguardando Mordor. O sea, según lo que se puede colegir de esta historia de vallas y pokémomes, la bronca de los maestros de la CNTE y de las autoridades, que, en su afán de que Osorio Chong no sea importunado, han cerrado todo el perímetro aledaño al Palacio de Cobián con una falta de sentido común inaudita. Para quienes hemos sufrido la monserga de trabajar en las cercanías, no deja de ser revelador saber que, si los federales y la SSP de la CdMx hubieran tenido un poco más de orden, honradez y ornato, el ciudadano común no habría vivido tanto infierno. De hecho, al momento de escribir estas líneas melodramáticas que solo pueden ser comparadas con el propio melodrama ranchero de la iniciativa privada amenazando con hacer sus declaraciones en cero, quitaron las vallas del terror de avenida Bucareli y desaparecieron milagrosamente las tensiones sin entorpecer el estado de derecho que tanto defienden ni coartar el lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar.

Por esa y otras cosas más se vislumbra con claridad que con ese talento de la autoridad, el caso de #LordAudi, don Rafa Márquez Gasperín (el fantasmita nada amigable), terminará con su frase del todo verosímil: “Hui por mi integridad física”, que es más o menos lo que dijo El Chapo Guzmán, pero sobre todo el secretario de Seguridad de Veracruz cuando renunció por motivos de su acumulación originaria de casas blancas.

Ni El Chicharito se puso tan pesado cuando no quiso jugar con la sub-23 en las Olimpiadas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.