• Regístrate
Estás leyendo: "Don Porfis" en el informe
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 10:17 Hoy

Política cero

"Don Porfis" en el informe

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

¿Fue coincidencia que el lúcido Informe del licenciado Peña Nieto fuera el mismo día en que se develó la estatua de don Porfirio Díaz, el verdadero padre de la patria, en Orizaba, Veracruz? No lo creo.

Los planetas y los astros se alinean para que dos acontecimientos históricos se hayan llevado a cabo en un ambiente de optimismo, hermandad y visión de futuro. Mientras la figura egregia del gran prócer se mostraba en todo su esplendor como símbolo del orden y el progreso, en Palacio Nacional se daba un emotivo recuento de las maravillas que han cobijado a la patria justo a la mitad del sexenio, en una corte de caja que así tenía que haber sido: puro, sencillo y optimista.

Es una lástima que la plancha del Zócalo no haya sido usada como estacionamiento para que políticos y funcionarios y los invitados especiales no tuvieran que mancillar sus finos mocasines y zapatos de tacón, más en esta época de lluvias que, seguramente, fueron mandadas por AMLO El Conjurador para que se mojen gachamente aquellos que sí saben valorar las reformas estructurales.

Ay, ese Peje, que después de un tiempo ha vuelto por sus fueros y de nuevo es culpable de lo que pasa en el país. Ya Los Chuchos en éxtasis lo acusan hasta de la caída de Constantinopla, mientras el senador Barbosa —al que a buena hora se le olvidó el marxismo, tan estorboso él— lo señala por dividir a la izquierda. Y qué decir de aquellos que desde el PAN o el PRI o su fanaticada brava, lo que menos le dicen es “populista” y “agorero del desastre”.

Y debe ser cierto. Sobre todo cuando recién escuchas al licenciado Peña y te das cuenta que todo está bien padre y que todos deberíamos celebrarlo bailando twerkin, que es el perreo en la lengua de Miley Cyrus.

De hecho, ese gran estadista que es Javiercito Duarte, quien ya debería acudir a Derechos Humanos tomando en cuenta el cruel hostigamiento del que ha sido víctima, pergeñó la frase que sin duda resume con elocuencia los logros de esta admirable administración: “No lo hice, ni lo mandé hacer”.

En estos días de reivindicación del viejo general a pesar de las protestas de los que antinostálgicos de las tiendas de raya, mirando a todos aquellos que lo condenaron a ser el villano de la historia de México, instalado en su pedestal veracruzano, Porfirio Díaz debe pensar en quienes, de manera abrumadora, reprueban al régimen en todas las encuestas, mascullando una de sus legendarias frases: “Perro con hueso en la boca, no ladra”.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.