• Regístrate
Estás leyendo: Dígale no al #PigGate
Comparte esta noticia

Política cero

Dígale no al #PigGate

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

No toda la solidaridad es buena. Y lo digo por el rap francamente lastimero, lugarcomunesco y cursi que acaba de publicar Emilio Estefan bajo el título “We Are All Mexicans”, que te orilla a pedirle perdón a Donald Trump o a rogalarle a la virgencita, plis, para que se olvide de nosotros y así evitemos que el ex líder de Miami Sound Machine siga tocando “Conga” antes de que vuelva a mandarnos una rola de estas magnitudes. Una cosa espeluznante que te hace ver a Arjona como un dios de la composición y de la poesía libertaria y de protesta.

Seguramente don Emilio estaba en su pequeño palacete mirando a doña Gloria retozando en su piscina olímpica en Star Island, refunfuñando rabiosamente por el encuentro en La Habana entre el Papa y Fidel Castro, su enemigo jurado, cuando decidió exorcizar la mala leche produciendo este engendro de la entropía y la sordera emocional, disfrazándolo de sentido apoyo a las causas de la mexicanidad.

Ya no se sabe qué es peor, si esta rola de tintes nada terapeúticos o las declaraciones de Fher de Maná, salpicadas de pura retórica inane, chuavinista y aburrida.

Luego de estas cosas uno hasta valora a nuestros políticos, tan criticados y vilipendiados. A la hora buena muy pocos se atreven a hacer raps (bueno, a menos que estén en campaña) y hasta pueden ser entretenidos. Ahí tienen al siempre luminoso Camacho Quiroz, quien exigió que el tema Ayotzinapa “no se politice”. O sea, creo que llegó un año tarde a la declaración que ya habían hecho los chuchos en el PRD. Un partido que comandado por una dirigencia superior, ha decidido el difícil camino del Big Brother para que las reglas cambien según la oportunidad y el pragmatismo sin leninismo.

Como quiera que sea, hay que resarcir con valor y con piedad a nuestra clase política tan poco apreciada, que muchos insensatos creen que está al nivel de nuestros centros penitenciarios que, según ha descubierto don Renato Sales después de una profunda auscultación del sistema, se encuentran en un estado lamentabilísimo (algo que, por cierto, nadie había notado). Pero veamos la parte positiva de nuestros polacos, sobre todo cuando vemos lo que ocurre en otros países supuestamente civilizados, donde personajes como David Cameron se meten en escándalos de alto octanaje de la talla del #PigGate. A los nuestros se les puede acusar de flojos, rateros, canallas, pero ninguno habría tenido relaciones con la cabeza de un cerdo asado… claro, a menos que lo solicitara la dirección del partido, nunca por diversión.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.