• Regístrate
Estás leyendo: Coreano, hermano, ya eres mexicano
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 10:13 Hoy

Política cero

Coreano, hermano, ya eres mexicano

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Como lo de moda era (aunque ya no sé qué tanto con los últimos acontecimientos) imaginar cosas chingonas, según ha dicho el profeta Chicharito (en el peor momento del partido contra Suecia, mi querida Laurita García gritó algo que sin duda echa por tierra todo el misticismo y todo el sistema de superación personal de don Javier Hernández: “¡Chicharito, deja de imaginar cosas chingonas y ponte a jugar!”), seguramente debe haber algún candidato que querrá usar el ejemplo del angustioso pase de la selección mexicana a los octavos de final del Mundial, como una especie de parábola de cómo a pesar de las derrotas y las adversidades, léase los resultados de las encuestas, se puede seguir con vida. Digo, es posible, pero una de las grandes lecciones de la derrota del equipo mexicano frente al combinado sueco es que un tres a cero es prácticamente imposible de superar, a menos que te rescaten los coreanos. Siempre y cuando no sea un 20-0, como plantean las encuestadoras, porque ni SPY, al ritmo del “Gangnam Style”, te puede sacar del atolladero.

Por eso me pareció un acto caballeroso y noble que nuestros compatriotas acudieran hasta la embajada de Corea a dar las gracias. Claro que ellos, que saben del bisnes son bisnes, preferirían que en vez de las gracias los mexicanos compraran más coches Kia y más televisiones Samsung. A lo mejor para eso era el dinero que se encontraron antier en unos camionetones en Ciudad de México, no para comprar votos, como intuyen algunos solo porque tenían como dirección de entrega la sede del partido tricolor, sino para adquirir productos coreanos de buena calidad, nada pirata.

De hecho yo esperaba que algunos candidatos bocabajeados, de esos que esperan un mendrugo del voto útil (algo que de por sí se ve inútil porque nomás no hay un segundo lugar claro por el cual se puedan decantar los indecisos, así que es muy probable que en todo caso voten “al tin marín de do pingüé”), salieran a hacer una coreografía improvisada pero entusiasta del KPop, vestidos como boys band tipo BTS, Monsta X o Superjunior.

Lo único que no hay que hacer es el ridículo, como Aleks Syntek, que trepó un video que supera en mal gusto a los de Alazraki y que solo es comparable a lo de un tal dotor que declaró que iba a ganar “haiga sido como haiga sido”.  

Pero, niños y niñas, los invito a valorar todas estas cosas, incluyendo el síndrome de abstinencia que aparecerá ante la falta de spots y mensajes políticos tristes, como la carta que firmaron algunos gobernadores dándole esquinazo a un candidato que probablemente termine viviendo en casa de una amiga en Miami.

Gracias a las reformas estructureichons seguramente ya no hay mapaches amaestrados, pero en el dudoso caso de que por ahí aparezcan algunos, a ver si los coreanos, que ya son mexicanos, ayudan a cazarlos por pura curiosidad zoológica.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.