• Regístrate
Estás leyendo: ¡Chiapanicémonos!
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 05:40 Hoy

Política cero

¡Chiapanicémonos!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Por modestia no lo va a reconocer en público, pero estoy seguro de que fue el mismísimo Damián Zepeda, el único político que después de una paliza electoral se autopropuso para autoproclamarse el rey del PAN (estoy seguro que también quiso aparecer en los billetes de 500 varos junto a Thalía haciendo el tikitiki, pero luego ya le pareció un exceso), quien en un acto propedéutico asesoró al marido de Anahí para que inspirara al Congreso chiapaneco tan luchón y tan crítico para que modificara algunas leyes de tal modo que pudiera dejar el gobierno estatal y registrarse como senador y, ya cómodamente instalado en su curul, pudiera más tarde regresar a acabar con lo que quede de Chiapas hasta el último minuto de su feliz mandato donde con todo rigor y puntualidad abatió la pobreza (me cuentan que aquellas geografías semejan a Suiza en sus días soleados), entre otras maravillas.

A don Manolito nada más le faltó gritar a los cuatro vientos en un homenaje a Napito Gómez Urrutia algo así como “¡Voy a luchar contra la corrupción!”, lo cual suena a reguetón y se baila con perreo.

E hizo bien. Sobre todo ahora que el Partido Verde Ecologista de México, que no es ni lo uno ni lo otro ni lo de más allá, ha declarado a través de su presidente, el enjundioso pero meloso Arturo Escobar, que se independizan del PRI. Cualquiera diría que cuando las ratas vieron al PRItánic chocar con el iceberg electoral y con la certeza de que no va a resucitar mejor saltan del barco, pero no. Dudo que sea eso, los ecolocos nunca han sido convenencieros ni oportunistas, sino que más bien se dieron cuenta de que ya están lo suficientemente grandecitos para medrar por sus propios medios. Que ya han madurado y que en el contexto del espíritu del Nini Verde podrán ser arquitectos de su propio destino incierto.

Están como Agustín Basave que luego de haber estado varios años en el PRD, incluso al grado de presidirlo, al fin se da cuenta de que no tiene remedio y se va sin agradecerle a Los Chuchos por hacer todo lo posible por dinamitarlo.

Como quiera que sea, lo de Manuel Velasco te devuelve la fe en la humanidad, sobre todo porque refuerza el espíritu de la Loca academia de Javidús, demostrando que está en sintonía con la Pavlovich y Yunes en el afán de gobernar amparados como dictan los cánones del inolvidable Gonzalo N. Santos, para quien la moral era un árbol que da moras.

No vaya a ser que nos pase lo que a Basave en el PRD y digamos, como él, que perdimos toda esperanza en una redención.

¡Chiapanicémonos!

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.