• Regístrate
Estás leyendo: Catadores de fuegos y costumbres
Comparte esta noticia

Política cero

Catadores de fuegos y costumbres

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Con asombro y estupefacción veo que por la avalancha de ideas sobre el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa la patria está plena de expertos en incendios, quemazones, piromanía y cremaciones. Tan así que cualquiera diría que desde los más encumbrados físicos y metafísicos y hasta el último valor de la opinocracia naconal hicieron su servicio social en Gayosso.

Y si antes el pueblo se dividía entre la fanaticada de las Chivas y el América, o entre tecnócratas y populistas, ahora lo que está de moda es irle a los expertos de la PGR o de la CIDH, en materia de cata de fuegos y costumbres.

Lamentablemente, en el graderío no hay suficiente apoyo al equipo oficial al que tratan como si fuera heredero de la antigua tradición del cruzazuleando ando. Y es que tomando en cuenta los niveles de reconocimiento que arrojan las encuestas sobre la credibilidad que tienen las instituciones judiciales y de impartición de justicia, lo único que hay más abajo en la aceptación de los grandes públicos en estos momentos son los diputeibols, a excepción de Carmelita Salinas, que aromatiza, limpia y desinfecta.

Es la bronca que de la gente que no sabe reconocer el trabajo profesional y bien hecho, aunque se tenga 90 por ciento de impunidad. Eso y que por alguna extraña razón atrapada en la urdimbre del resentimiento, nomás no se olvidan de los michoacanazos, los hankazos, el salvarcazo ni mucho menos la graciosa huída de El Chapo por el túnel del amor.

Por fortuna, el nuevo presupuesto contempla el abandono de los temas sociales, culturales y educativos que, la verdad, solo están de adorno, para concentrarse en asunto de superlativa importancia como el INE, Gobernación, Los Pinos, además de los aparatos de seguridad y de impartición de justicia para que se la sigan pasando bonito.

Los niveles de incomprensión son tales que hasta el Morena, PRD y PAN se unen para establecer el Día Nacional contra la Desaparición Forzada, algo que molestó mucho al PRI. Con mucha mala leche nadie les explicó que se hablaba de personas, no de votos.

Como quiera que sea, quizá la única manera de impedir la polarización entre los expertos de cada bando es regresar a lo básico, estilo CSI, ya que tanto le gusta: la reconstrucción pormenorizada de los hechos criminales que se dieron hace un año en Ayotzinapa, Iguala, Cocula y varios más. Recreando sobre todo la incineración causal de las diferencias para saber, al fin, de qué pira salen más verdades históricas. Y es que como dice el Chicharito Hernández, “hay gente que te jala para abajo”.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.