• Regístrate
Estás leyendo: "Broncolín" es un pillín
Comparte esta noticia

Política cero

"Broncolín" es un pillín

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Es misógino, malhablado, canallesco, tramposo, pedante, pedorro, bulleador, atorrante, mentiroso, mamón, quedó a deber gacho en Nuevo León, dejó ir vivo a su antecesor... y, aún así, el Broncolín es el mejor candidato presidencial independiente de esta temporada electoral.

Debemos reconocer que le pone picantillo a este espectáculo que cada vez más tiende a tornarse aburrido mientras El Peje nada de muertito (ahí va jugueteando al catenaccio, cuidándose la cartera), Anaya pierde el fua (o sea, por dios, ¿acaso no entiende lo mal que se ve neceando con que desaparezcan a Margarita de las boletas como él la desapareció del PAN?) y el dotor Mit va tropezándose con las mismas piedras que le van dejando sus compañeros de sector y de partido, que son sus peores enemigos (entre Lozano, el Nuño Artillero, hasta se podría pensar que son pejistas de clóset).

Como no tiene nada qué perder, El Bronquitis puede decir cualquier cosa, desde prometer semana laboral de cuatro días hasta el troche y moche de manotas que despierta los apetitos de los medievalistas como Níquel Arriola.

Bueno, hasta parece que #YoMero es de la estirpe del portero del Liverpool, que hizo el oso polar en la Champions.

Y para colmo, el dotor ni siquiera le atinó cuando dijo que cada vez que gana el Santos un campeonato, el PRI tiene un triunfo electoral. No hay que exagerar, si solo fue una vez. Con razón no vio pasar los millones de pesos que se le fugaron cuando estaba en la Sedesol. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Como quiera que sea, algo ha de traer El Bronco porque incluso ya dijo que rebasó al mismísimo candidato que no era priista pero que cada vez más parece más priista que Catémoc Gutiérrez y Manlio Fabio juntos.

Cómo estará la cosa que Jaime Rodríguez, alias El Umpa Lumpa, como se le conoce en las redes, ya hasta le recomienda a Meade Kuribreña que decline a su favor para que no siga pasando vergüenzas.

Suena lógico, pero esto debería de poner en alerta máxima a Ricky Ricón Anaya, que nomás no puede meter un tema en la agenda, le copia todo a sus enemigos y ni pa’ atrás ni pa’lante.

Antes de que se lo ganen, Little Chicken debería pedirle de la manera más atenta a Mit que afloje la declinación, no vaya a ser que sea demasiado tarde. Como tarde se le hizo a don Pepe para confirmar que está del lado de las víctimas marchando con los padres de los 43 de Ayotzinapa. Claro que todavía está a tiempo de mudarse de partido y de pasado.

El Broncolín es un pillín.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.