• Regístrate
Estás leyendo: Así está cabrón
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 04:41 Hoy

Política cero

Así está cabrón

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

¡Qué padre! ¡Ahí viene Betito Borge! Al fin las autoridades panameñas se dieron cuenta que si dejaban más tiempo en sus tierras al ex góber petocho, capaz que les bajaba las carteras y hasta el Canal se lo revendía a alguna tía en un precio irrisorio, como hizo con grandes hectáreas en Quintana Roo. A ese cuate solo le faltó venderse a sí mismo —a través de su distinguida parentela que, como la de Javidú, no dudó un momento en prestar el nombre para lo que fuera necesario con tal de alcanzar la chuleta— el patrimonio arqueológico de la región. Bueno, con un poquito más de tiempo se hubiera hecho su casita de campo en Tulum.

Acá ya se hacen apuestas sobre si llegará con cara de toro loco y diciendo frases maniaconas como su cuate Duarte, y cuántas veces se va a ir a huelga de hambre por el atentado a sus derechos humanos, un argumento al que acaba de recurrir el admirable Fidel Herrera (sobre todo porque a cada rato le pega al gordo de la lotería) para no acudir al llamado de la Fiscalía, que investiga su capacidad para convertir medicamentos contra el cáncer en agua de Tlacote. Bueno, alegó a través de su abogado tantos tecnicismos que, al parecer, le van a dar la concesión de Cabify y Uber en Veracruz.

Y ya que hablamos de esas empresas ejemplares, a raíz de las críticas que han caído sobre ellas luego de la terrible tragedia de Mara Castilla por su falta de empatía ante el pesar humano, pero sobre todo porque nomás no asumen las responsabilidades que contraen al ofrecer un servicio que, entre otras grandes maravillas, autodenomina como “seguro”. Nada les costaba tener unos contratos menos leoninos, sobre todo cuando prácticamente le dicen al cliente que si se trepa a uno de sus autos es bajo su propio riesgo, que no se hacen responsables de lo que ocurra durante el trayecto y que mejor se persigne antes de iniciar el recorrido. Entre eso y lo que te hacen firmar antes de subirte a la montaña rusa o un parapente o a la banana de Kafkapulco, no hay diferencia.

Literalmente es lo mismo que pedir aventón en una carretera apañada por huachicoleros. Sobre todo cuando el chofer, presunto asesino de la chica, era sospechoso de pertenecer a esa banda sacada de los desiertos ciberpunks de Mad Max.

Lo que sí no estaba en manos de los de Cabify, que acaba de ser puesta en la lista negra por el góber poblano, que tiene una máquina de “transplantes multiorgásmicos”, fue que la marcha en memoria de Mara, impulsada por el repudio a la impunidad tenebrosa y jodida que cunde en la patria, donde según los gobiernos nunca pasa nada, extrajo el peor de los mundos posibles: machos y misóginos ojetes retacados de mierda, además de la lacerante manifestación de un ultrafeminismo sectario y obtuso.

Así está cabrón. Aquí lo que hace falta no es más ni mejor educación, sino una lobotomía colectiva.

Ya con esas cosas, Betito Borge va a llegar muy a gusto al país de sus sueños.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.