• Regístrate
Estás leyendo: ¡Arriba la Trevi y abajo la ortografía!
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 20:52 Hoy

Política cero

¡Arriba la Trevi y abajo la ortografía!

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Digo, de la misma manera en que el gobierno que atinadamente preside el licenciado Peña con todo su justo y equilibrado humanismo puede luchar contra el fantasma del populismo y sus subsidios a punta de gasolinazos, ¿por qué no Gloria Trevi, que siempre se ha distinguido por ser de luz y de color, y cuyas aventuras con Sergio Andrade siguen superando a los guionistas de La rosa de Guadalupe, estaría en todo su derecho de acabar con la opresión de la ortografía que, según sus propias palabras, solo pretende “joder a los niños”? Supongo que la famosa artistilla supone más peligrosos los diptongos, el cártel del sujeto-verbo-predicado, la pandilla de los acentos prosódicos, que aquel famoso clan donde se forjaron tantos maravillosos espíritus. Ella tiene la boca retacada de razón: más vale que las criaturas sigan cantando la de “La papa sin catsup” y que se empeñen en traer el pelo suelto, aunque le agreguen —como, de hecho, hace la propia intérprete de tan espléndidas piezas musicales— una “s” a los verbos pretéritos de la segunda persona del singular. Que los niños tengan el derecho moral y constitucional a escribir “cajón” con “g”, como regularmente hace la de los zapatos viejos, para que sean libres de vivir la vida dándole gasolinazo al imperio de la ortografía sin atributos, que nada más produce traumas.

De hecho me extraña que, ante la popularidad de doña Glorieta Treviño quien tiene la friolera de 4.2 millones de seguidores que, con una fidelidad sin duda digna de mejor causa, abrazan sus dichos y sus pensamientos colindantes con los de la Legarreta (recordemos su culta participación en los tuits electorales a favor del Partido Verde), se me muy raro que no la hubieran nombrado ya Secretaria de Educación Pública, a fin de cuenta que sabe ler igualito que el Nuño Artillero. Con iPhone 7 incluido, como dicen los del INE que nunca solicitaron (jeje).

Está tan sobrevalorada la cultura en esta suave patria que lo que se exige, aunque en las revueltas en calles, carreteras y gasolineras parezca lo contrario, son más y mejores gasolinazos. Cómo estará de mal la cosa que hasta un insigne y heróico priista como Juan Manuel Márquez, campeón de boxeo que se subió al ring con su logotipo del PRI en plenas elecciones michoacanas, salió a mal hablar del gasolinazo como si fuera de Morena. No se vale. En cambio, un ex priista convertido en perredista gracias al milagro del Instituto Chuchístico de Verano, que todo lo que toca lo convierte en ¡muchas cosas, wuuuu!, el distinguido señor licenciado don Pingüino, góber tabasqueño que te hace mirar con nostalgia a Robertico Limonta Madrazo, salió a apoyar el gasolinazo, no lo fueran a sacar de las listas de los presidenciables, donde compite con el nada grato de Graco y ese que está bien Chiflano.

¡Arriba el gasolinazo, abajo la ortografía!

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.