• Regístrate
Estás leyendo: ‘Abraxos’, querido Héctor de Mauleón
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 23:43 Hoy

Política cero

‘Abraxos’, querido Héctor de Mauleón

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Tenía la intención de elaborar un detallado recuento de todo lo que tienes que hacer para que el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por el dotor Mancera, te pague por los daños ocasionados a tu automóvil al caer en uno de esos cráteres que tiene bien repartidos por doquier (tan así que ya van a hacer más grandes las calles, porque no caben los baches). Sobre todo porque para ser indemnizado prácticamente tienes que conseguirle la candidatura para 2018 a don Miguel Ángel, cuando todos sabemos que el verdadero tapado es Godzilla, que no lleva en su barriga lo que puede arrebatarle al amor, como las serpientes de Silvio Rodríguez, sino a Meade y al Nuño Artillero.

Sin embargo, después de conocer la enésima amenaza de muerte que ha recibido mi querido Héctor de Mauleón (camarada desde los tiempos de la secundaria anexa a la Normal Superior, hoy distinguidísimo, pulcro y bravo periodista), me parece justo hacerle una pregunta a las autoridades de la CdMx, la PGR, la Seido y funcionarios que se persignan cada vez que hablan del estado de derecho (¿o es de derecha?) y del marco jurídico (que al parecer es pura retórica pletórica de abstracciones hueras): ¿cómo es posible que después de tantos amargos amagos que llevan ya varios meses, no hayan apañado a los miserables ojetes que anuncian sin broncas sus deseos de matar Héctor, quien ha denunciado peliagudas historias de las bandas delincuenciales —nunca cárteles— que sientan sus reales en el ex DF?

Digo, está bien que a ninguna institución, ni a quienes las dirigen, les importen un comino los periodistas (de otra manera no habría tanto colega perseguido, amedrentado o, tristemente, asesinado), pero al menos podrían taparle el ojo al macho fingiendo que medio hacen algo en un caso tan emblemático como el de De Mauleón. La cosa es que no parezca lo que parece: que les vale madre.

Y ya me imagino, le han de haber mandado a Héctor a tres agentes como sacados de película de los Hermanos Almada para que le dijeran que no se preocupara, que esa clase de amenazas son muy comunes, que perro que ladra no muerde, que no va a pasar nada.

Nada hasta que el perro rabioso muerde.

O sea, qué le costaba al procurador Cervantes, quien regularmente está esperando a que los gringos hagan la chamba, como en el caso de Julión y Rafa Márquez (porque ya se vio que con Lozoya nomás espera a ver qué le dicta Coello Trejo), ponerse a trabajar, pedirle prestado a Osorio Chong su Pegasus, e investigar quiénes están detrás de todas estas amenazas, detener a los culpables y, lo más importante, sentar un precedente: que se comienza a combatir la impunidad que está más a gusto en México que las canciones horrendas de Maluma.

Y si el procurador no puede, que renuncie. Esperamos a que el FBI, la DEA o el Departamento del Tesoro resuelvan.

Abraxos fuertes, querido Héctor.

jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.