• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-10
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 04:03 Hoy

Política cero

2017-09-10

Jairo Calixto Albarrán

Publicidad
Publicidad

Distraídos por los temas telúricos que una vez más mostraron lo mejor de nuestros líderes (me encanta que estas cosas ocurran al filo de la medianoche para ver los rostros modorros y despeinados de nuestros líderes que piensan como la bloguera Mars que si no hubiera tanto pobre, las tragedias serían menos durante los temblores), se nos olvida despedir a don Eruviel Ávila por sus portentosas labores en conversión del Mordor del Estado de México en un Mundo feliz.

Lo mejor del fin de una era política es que los gobernantes dejan lo mejor para la despedida. En México —quizá esto les sorprenda a los norcoreanos, que viven bajo un régimen tremendista que no se sabe divertir de otra manera que no sea atómica y que ahora, gracias a Videgaray, que sí sabe hacer amigos, ya nos tienen en la mira (yo digo que para congraciarse el canciller se corte el pelo como Kim Jong-un)— lo tradicional y lo que la gente más celebra además de estar en la mesa que más aplaude, es el conocido año de Hidalgo. Es una cosa muy bonita porque el alto funcionario se agencia a manera de indemnización por los servicios a la patria que por lo regular “van siempre más allá de las horas de trabajo burocrático”, como diría Díaz Ordaz, admirado particularmente por el marido de Anahí. Digo, luego de tanto espíritu de sacrificio en nombre de los mexicanos, no está mal visto que nuestros más altos funcionarios le den una pequeña tarascada al presupuesto, como media docena de ex góbers preciosos encabezados por los gemelos diabólicos Duarte, amos del triglicérido y el colesterol.

Por eso, a unos días de cantarle “Las golondrinas” al chapitas Eruviel, es bonito ver no solo cómo se despacha con la cuchara grande (con los grandes avances en materia de empleo, seguridad, secuestros, cero feminicidios y matazones, amén de una larga lista de maravillas en todos los formatos que han convertido al Edomex en la Suiza de México que, gracias a las reformas estructurales, como bien lo dejó asentado El licenciado Peña en el quinto Informe de gobierno, es la Suiza de todas las suizas), sino que gracias a su gran generosidad ha salpicado a los cuates con sus respectivas notarías, esos atracos en despoblado.

O sea, de qué sirve tener una gran chamba si no puedes compartir las ganancias con tus cómplices, perdón, con tus amigos.

Por las escandalosas maravillas de una utopía cumplida, el señor Ávila debería ser nombrado embajador en Norcorea.

jairo.calixto@milenio.com

www.twitter.com/jairocalixto

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.