• Regístrate
Estás leyendo: Víctor Sánchez, arzobispo de Puebla
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 18:59 Hoy

Desde el biopoder

Víctor Sánchez, arzobispo de Puebla

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Con una cruz pectoral que le regaló Norberto Rivera Carrera, arzobispo emérito de México, y un anillo que le obsequió el Papa Juan Pablo II, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, recorre los templos, parroquias, decanatos y zonas pastorales de la arquidiócesis.

El año 2017 fue uno de los más complicados para el líder de la grey católica en Puebla, lo inició con un infarto, el 15 de enero; le siguió una operación de la vesícula biliar el 17de julio; y el 19 de septiembre, el sismo de 7.1 grados afectó los templos de su diócesis, fenómeno que le dolió en el alma.

Pese a todas las adversidades, Sánchez Espinosa mantiene la fortaleza, la vitalidad y la alegría para seguir recorriendo la diócesis en busca de cumplir con la tarea que le fue encomendada desde que fue ordenado sacerdote en 1976 por el arzobispo de México, Ernesto Corripio Ahumada.

A sus 67 años, el arzobispo de Puebla, quien nació en Santa Cruz, localidad de Tlancualpicán, municipio de Chiautla el 21 de mayo de 1950, mantiene un ritmo de vida en el que un día no le es suficiente.

Cuando desayuna con algún invitado, el arzobispo inicia con un plato de fruta y antes de pasar al plato fuerte, toma una taza de café y se da su tiempo para platicar y, a veces, bromea.

El 5 de febrero de 2009 fue nombrado Arzobispo de Puebla por el papa Benedicto XVI; y hace casi nueve años, tomó posesión ante un estadio Cuauhtémoc lleno de fieles.

Parece que fue ayer, 2 de abril de 2009, cuando más de 42 mil fieles fueron testigos del momento en que Sánchez Espinosa tomó las riendas de la diócesis.

Su antecesor, Rosendo Huesca Pacheco, dio la bienvenida a Sánchez Espinoza en el coloso ubicado en la colonia Maravillas y luego le entregó el báculo en señal de que le dejaba en sus manos la administración del arzobispado.

"Le entrego el báculo, así simbólicamente le digo aquí acabé y comienzas tú. No le doy la bendición porque ésa se la da Dios. Luego le doy unas palabras en nombre de todos ustedes de bienvenida y de saludo. Él presenta un documento del Papa que se llama Bula, el cual, es una carta en latín que traducimos con todo cuidado y toma la sede y comienza la santa misa", dijo Huesca Pacheco poco antes de la toma de posesión de su sucesor.

Hoy, Sánchez Espinosa sigue recorriendo los territorios poblanos, sumando más kilómetros que cualquier otra autoridad o candidato, porque prefiere ser un arzobispo de a pie que vivir detrás de un escritorio.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.