• Regístrate
Estás leyendo: Silencio electoral
Comparte esta noticia

Desde el biopoder

Silencio electoral

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

El silencio electoral llegó, al menos, en los medios de comunicación. En las transmisiones de partidos de futbol, en programas de radio, en el cine y hasta en Internet, ya dejaron de pasar promocionales de los candidatos y de los partidos políticos.

Desde el pasado jueves 28 de junio, los candidatos ya no pueden realizar acto público alguno, ni hacer llamados al voto pues la ley establece un “periodo de reflexión” de tres días previo a los comicios electorales del domingo.

La veda electoral pone fin a 150 días de campaña electoral (sin tomar en cuenta las precampañas, ni la promoción anterior) y prohíbe a candidatos y partidos reanudar sus actividades para permitirle a los ciudadanos tomar la decisión más informada durante el día de las Elecciones.

Los partidos y candidatos se abstienen de promover propuestas o plataformas políticas de sus partidos de las cuales forman parte.

En el artículo 210 punto 1 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, se establece que “la distribución o colocación de la propaganda electoral deberá respetar los tiempos legales que se establezcan para cada caso, su retiro o fin de su distribución deberá efectuarse tres días antes de la jornada electoral”.

Tras las campañas, hoy, con dificultad se recuerda algún promocional o alguna propuesta concreta de las campañas que parecían interminables y que se caracterizaron por la ausencia de originalidad.

El único reclamo a las autoridades electorales es que la llamada veda electoral es solo de 92 horas cuando en realidad, la ciudadanía espera que, al menos, dure cinco años y medio, es decir, que la clase política guarde silencio durante la mayor parte de un sexenio.

La ciudadanía espera una reducción de anuncios, de discursos, de mensajes de candidatos, de promocionales de autoridades y, en su lugar, deben aparecer acciones concretas para solucionar problemas que aquejan a la ciudadanía.

En otras palabras, en lugar de hablar y salir en promocionales como jugadores de la selección nacional, la clase política debería enfocarse en hablar en el terreno de juego, en hablar con hechos.

Ya es momento de que sean reducidas las campañas reales y veladas, que, en nuestros días, duran años. La ciudadanía está cansada de que el candidato que gane los comicios comience a promocionarse desde antes de tomar posesión en busca de otro puesto. En concreto, la población merece respeto.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.