• Regístrate
Estás leyendo: Pérdida de poder y cambio de gobierno
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 15:11 Hoy

Desde el biopoder

Pérdida de poder y cambio de gobierno

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Con la designación de candidatos y el comienzo de las campañas, comienza la pérdida de poder de las autoridades de los tres niveles de gobierno, situación que se agudiza cuando se conocen los resultados de las elecciones.

A partir de la no reelección, las personas que ocupan un puesto de elección popular, deben conocer que al concluir el periodo para el que fueron electos, si es que no renuncian antes, el poder terminará.

La sociedad sabe que las personas cambian cuando ejercen el poder conferido por los ciudadanos. Se comienza a perder la fuerza de las decisiones una vez que se acerca la transición.

En Puebla, los ciudadanos irán a las urnas el próximo 1 de julio para votar por el próximo Presidente de México, por los integrantes del Senado, por los diputados federales, el gobernador, los diputados locales y las 217 presidencias municipales.

De alguna manera, cada ciudadano votará para elegir a seis puestos de elección popular, situación que obliga a implementar acciones para que durante el proceso electoral y la entrega-recepción, la seguridad hacia los ciudadanos no solo se mantenga, sino que se refuerce.

Por primera vez en Puebla, habrá un cambio total de autoridades de los tres niveles de gobierno. Aunque los cambios serán en diferentes fechas durante la recta final de este año, se requiere de una estrecha coordinación para evitar que se presente un aumento de niveles de inseguridad y mayores casos de violencia.

Los grupos delictivos suelen aprovechar los momentos de cambios de poderes y la llamada "curva de aprendizaje" de las autoridades entrantes, para cometer actos ilícitos y afectar a la sociedad civil.

Ante la eminente pérdida del poder, las actuales autoridades municipales, estatales y federales están obligadas a trabajar hasta el último minuto de sus funciones y facilitar el proceso de entrega-recepción aunque el ganador no pertenezca a su misma fuerza política, con el objetivo de garantizar que en el cierre de este 2018 y el próximo año, no se desate la delincuencia.

Para Puebla, el panorama no es sencillo, sobre todo porque se vislumbra que la contienda por Casa Puebla será cerrada entre los candidatos, quienes terminarán recibiendo los efectos positivos o negativos del candidato presidencial de su agrupación política. El proceso electoral comienza su segunda parte y lo más importante es salvaguardar la integridad de los ciudadanos.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.