• Regístrate
Estás leyendo: Junta Gubernativa, primer poder ejecutivo en México
Comparte esta noticia

Desde el biopoder

Junta Gubernativa, primer poder ejecutivo en México

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

El gobierno de la nueva nación tras la independencia de la Nueva España sobrevino con el Plan de Iguala y el Tratado de Córdoba, más allá de lo que pedía el movimiento masivo de Miguel Hidalgo, el prócer de la Independencia, Ignacio Rayón, o el “aura constitucional” de José María Morelos y Pavón.

Proclamado por Agustín de Iturbide el 24 de febrero de 1821 en la ciudad de Iguala de la Independencia, Guerrero, el Plan de Iguala o Acta de Independencia de la América Septentrional declaraba a la Nueva España como país soberano e independiente.

El problema con la Independencia era la conformación de un gobierno. Para ello, en la Nueva España se pretendía tomar el Plan de Iguala que en el fondo estaba basado en el Tratado de Córdoba, España.

El investigador de la UAP, Israel Arroyo García, en su obra, “República y monarquía en la fundación de las naciones contemporáneas. América Latina, España y Portugal”, explica que gran parte de la historiografía contemporánea sigue pensando que el último virrey de la Nueva España, Juan de O´Donojú, ratificó el Plan de Iguala, sin embargo, el documento en realidad, contaba con una gran similitud con el Tratado de Córdoba, España, en otros palabras, el aval se daba para seguir un modelo eruropeo de gobierno.

En el Plan de Iguala, de acuerdo con Israel Arroyo García, a diferencia del Tratado de Córdoba, proponía la noción de ciudadanía y representación política más radical que lo que se vivía en España.

Respecto al gobierno, el Plan de Iguala lanzado por Agustín Iturbide establecía una monarquía “templada” por una constitución. El artículo quinto establecía que se nombraría a una junta gubernativa compuesta por vocales propuestos por el Virrey.

Al final, el gobierno del México Independiente tomó como base al Tratado de Córdoba, y no al Plan de Iguala. El Tratado de Córdoba reconoció la independencia de la Nueva España. Fue firmado en la ciudad de Córdoba, Veracruz el 24 de agosto de 1821, por Juan de O’Donojú y Agustín de Iturbide, entonces, comandante del Ejército Trigarante.

El Gobierno de la Nueva España pasaría temporalmente a manos de una junta denominada Junta Provisional Gubernativa la cual se encargaría de organizar al gobierno independiente.

La Junta Provisional de Gobierno, según el Tratado de Córdoba, debía estar formada por hombres reconocidos “por sus virtudes”. No estaría por demás, recuperar dicho principio.

jaime.zambrano@milenio.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.