• Regístrate
Estás leyendo: Dreamers, con derecho al debido proceso
Comparte esta noticia

Desde el biopoder

Dreamers, con derecho al debido proceso

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Los jóvenes indocumentados originarios del estado de Puebla que llegaron siendo niños a Estados Unidos, conocidos como dreamers o soñadores, tienen derecho al debido proceso en Estados Unidos y a una mejor calidad de vida.

Cerca de 800 mil dreamers, la mayoría mexicanos y más de 60 mil de origen poblano, recibieron protección por una orden ejecutiva del entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, misma que fue eliminada hace unas semanas por la administración de Donald Trump.

El actual presidente, Donald Trump, pretende cancelar de manera definitiva el programa Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) si no recibe recursos para la construcción del muro fronterizo con México.

A pesar del panorama complicado, el juez Ricardo Martínez, designado por el presidente George W. Bush en Seattle, revela en un fallo de la semana pasada que los dreamers y los inmigrantes ilegales tienen derecho al debido proceso que el gobierno debe respetar.

La postura del juez se da como parte del análisis del caso que involucra al inmigrante mexicano Daniel Ramírez Medina, de 24 años, y a su padre. Ambos fueron detenidos por agentes de inmigración ya que se presumía que Ramírez Medina formaba parte de un grupo delictivo.

Para el juez de Seatle y para las leyes internacionales, toda persona tiene derecho a ser tratado bajo la presunción de inocencia.

El problema es que el gobierno de Donald Trump se caracteriza por conducirse con arbitrariedad al tratar de revocar protecciones de los dreames con la supuesta cancelación del programa de Accion Diferida para Llegada de Menores (DACA, por sus siglas en inglés).

"Si bien, el Tribunal reconoce que DACA no confiere un estatus legal a un individuo, el Tribunal también considera que declaraciones hechas a solicitantes de DACA no pueden ni sugieren que no se deba a ningún proceso, especialmente en el caso del demandante donde los beneficios ya se han conferido", escribió el juez.

Para el gobierno de Trump, las decisiones de inmigración con respecto a los inmigrantes ilegales no pueden ser impugnadas en los tribunales porque la ley, supuestamente, otorga a los agentes amplia discreción para decidir a quién excluir o deportar.

Sin duda, el gobierno de Estados Unidos se equivoca y todo ser humano, sin importar su condición migratoria, tiene derecho a la presunción de inocencia y a un debido proceso.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.