• Regístrate
Estás leyendo: Dejen de jugar con sus vidas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:39 Hoy

Desde el biopoder

Dejen de jugar con sus vidas

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Un par de fallos de los jueces federales de San Francisco y Brooklyn a favor de los jóvenes inmigrantes llevados en su niñez a Estados Unidos, conocidos como "dreamers" o "soñadores", mantienen sin efecto la cancelación del permiso DACA anunciada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Pasó el 5 de marzo, fecha marcada por Trump para terminar con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, por sus siglas en inglés), pero los amparos interpuestos por los dreamers, impiden una deportación masiva.

Si no fuese por los dos fallos de jueces federales, un promedio de 122 jóvenes con DACA quedaría cada día sin papeles, bajo amenaza de deportación, estiman organizaciones de defensa de los inmigrantes.

La Unión Estadunidense para las Libertades de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, asegura que mientras estén los procesos judiciales, el gobierno está impedido para cancelar los permisos DACA sin previo aviso, sin explicación y sin dar oportunidad de responder.

Para los tribunales norteamericanos, revocar permisos sin previo aviso, y negar la posibilidad de combatir las acciones de gobierno, viola la Ley de Procedimientos Administrativos, por lo que, Trump no puede empezar con una deportación masiva de los "dreamers".

La ordenes de los tribunales, como la del juez federal de California del pasado 27 de febrero, garantiza que a los "dreamers" no se les arrebatará de manera arbitraria la posibilidad de vivir y trabajar en Estados Unidos.

Al mismo tiempo, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos ya rechazó la apelación del gobierno de Donald Trump contra la decisión de un juez federal que ordenó que se mantenga en marcha el programa DACA.

Pese a que la estancia de los "dreamers" está garantizada por los tribunales norteamericanos, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el poder legislativo no han llegado a una solución integral a la situación que genera incertidumbre entre los migrantes.

El lunes, jóvenes mexicanos gritaban consignas como "¡Dejen de jugar con nuestras vidas!", al Congreso de Estados Unidos, para que se tomen las medias correspondientes y se les respete el derecho a la movilidad y a un mejor nivel de vida.

Los "dreamers" piden al Congreso una resolución final que les garantice su estancia y el derecho a la movilidad porque no se vale que jueguen con sus vidas y merecen respeto.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.