• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-12
Comparte esta noticia
Sábado , 18.08.2018 / 17:58 Hoy

Desde el biopoder

2017-09-12

Jaime Zambrano

Publicidad
Publicidad

Fue el Papa Francisco y no el presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien puso “el dedo en la llaga” en torno a la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cancelar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

Mario Bergoglio llamó a “repensar” la decisión de ponerle fin al programa que protegía a los “dreamers” e impedía la deportación de más de 800 mil jóvenes indocumentados, entre ellos, más de 60 mil poblanos.

El líder de la grey católica en el mundo explicó que entre otras complicaciones, la cancelación de DACA se traducirá en la separación de las familias, porque los jóvenes tendrían que regresar a sus países de origen.

“Separar a los jóvenes de sus familias no es algo que dé buenos frutos, ni para los jóvenes ni para las familias. Esta ley viene del ejecutivo y no del Parlamento: si es así, tengo la esperanza de que lo vuelva a pensar un poco”, expresó el sumo pontífice.

La llamada del Papa Francisco es clara para un tipo como Trump, que se dice creyente y que fue impulsado por grupos conservadores en las elecciones pasadas en Norteamérica.

El Papa es un tipo inteligente y, sin enfrentarse de manera abierta, se refirió al presidente de Estados Unidos como una persona a favor de la vida.

“He oído hablar al presidente de Estados Unidos, que se presenta como un ‘pro-vida’. Si es un buen ‘pro-life’, comprende la importancia de la familia y de la vida: hay que defender la unidad de la familia”.

Las palabras entre líneas del Papa son un verdadero llamado y una manera de poner contra la pared al presidente Trump, quien está haciendo todo para enemistarse de El Vaticano.

El Papa y Trump mantienen diferencias en puntos clave como la inmigración, las armas y el cambio climático. La división entre ambos será mayor cada día y México puede aprovechar el momento y su cercanía con el jerarca católico.

Las autoridades mexicanas deberían aprender de la inteligencia del Papa para que sin pelearse de forma abierta con el gobierno de Estados Unidos, puedan fijar una postura en la que se muestre una defensa de los connacionales y un llamado a que se respeten los derechos humanos.

jaime.zambrano@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.