• Regístrate
Estás leyendo: "Moneyball II"
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 02:47 Hoy

"Moneyball II"

Publicidad
Publicidad

En la columna anterior mencionamos la evolución de este espacio hacia el título Moneyball. El nuevo título refleja mucho del análisis que hemos hecho en la columna, tratando de desmenuzar el impacto del factor económico en el deporte.

La transición la empezamos con la primera parte de este análisis sobre el estudio de Soccerex acerca del potencial económico de los clubes de futbol.

En la columna anterior ya explicamos quién es Soccerex y qué mide este reporte, así como la diferencia con la Liga del dinero del Futbol publicado desde 1997 por Deloitte.

El modelo de Soccerex no es exacto y la metodología es cubierta de forma muy simple, por lo que la posición de los equipos mexicanos da lugar al análisis. Los criterios que se miden en el reporte no son públicos en el caso de México y por ello Soccerex asume ciertas variables.

Empezamos analizando a los mexicanos con el primero que aparece en el ranking: América. Muchos medios reflejaron con asombro que las Águilas sigan siendo más poderosas en lo económico que los finalistas del norte de acuerdo con Soccerex.

Esto puede deberse a que el reporte asuma que como unidad de negocio de Grupo Televisa, el Club América puede acceder a la totalidad de los recursos de Emilio Azcárraga Jean y sus empresas.

Esto es incorrecto, ya que es poco probable que Emilio Azcárraga Jean, en un acto de increíble amor a los colores azulcrema, decida un buen día enviar todos los fondos del grupo hacia Coapa. También dudo que Soccerex haya tenido acceso a los estados de cuenta del América en específico.

Televisa es una empresa que cotiza en bolsa, sin embargo, no está obligada a reportar números específicos de las Águilas en su categoría de otros ingresos, ya que América no es representativo de sus ventas totales (los fondos bancarios de un club es el segundo criterio medido en el análisis de Soccerex).

El valor de los activos de un equipo es otro criterio medido en el reporte. Aquí Soccerex puede haber asumido otro error. El estadio Azteca no es propiedad del Club América. El Coloso de Santa Úrsula es una unidad de negocio de Televisa, la cual utiliza para diversos eventos de entretenimiento. El inmueble dirigido por Félix Aguirre alberga todo tipo de eventos musicales, religiosos y corporativos; no solo deportivos.

Las Águilas no ven un centavo por la realización de esos eventos en el Coloso de Santa Úrsula y por ello, esa fuente de ingresos no puede ser considerada como un motor económico azulcrema.

Chivas, Tigres y Xolos, otros equipos que aparecen en el ranking pueden estar en un caso similar. En el caso de Chivas y Xolos los estadios pueden fungir como unidades de negocio individuales de Omnilife y Caliente. El estadio de los caninos se encuentra dentro de los terrenos del Hipódromo Caliente, de la familia Hank, por lo que su explotación comercial pudiera corresponder a Caliente y no al Club Tijuana.

El futbol mexicano es fascinante en la cuestión económica y sería interesante comprobar si Soccerex conoce el grado de apoyo que Cemex brinda a la UANL con Tigres.

Si Tigres aparece atrás de las Águilas, es porque Soccerex debe entender que mientras América es parte de Televisa y en una coyuntura pudiera inyectar todo su capital a Coapa, Cemex solo respalda a la UANL (auténtico propietario del equipo) como un benefactor/patrocinador; el cual nunca asignaría todos sus recursos a una empresa que no le pertenece. Es curioso que las dos empresas, tanto Cemex (11.21bn USD) como Televisa (11.19bn USD), hoy en día tienen un valor de mercado muy similar. Cifrado alrededor de los 11.2 billones de dólares, las dos son empresas están en industrias muy diferentes y el respaldo tanto Tigres como América, también son distintos.

Es interesante observar que el reporte enliste primero al América y no incluya a ninguno de los equipos de otro de los principales inversores del futbol mexicano: Tv Azteca. Esto además de situar a Pumas arriba de Tigres en cuanto potencial económico.

Un conocedor del futbol mexicano puede desacreditar rápidamente esas posiciones, al saber que el equipo de la UNAM no tiene un estadio propio, ni una plantilla de un valor económico alto como la de los felinos del norte y tampoco cuenta con un dueño millonario o el respaldo de una multinacional como Cemex.

En esa misma línea, me pregunto si para situar a Cruz Azul en el sitio 75, Soccerex analizó el potencial económico de toda la Cooperativa y que La Máquina aún no cuenta con un estadio propio. O si solo se basaron en el análisis de los valores que estima Transfermarkt sobre los planteles de la Liga Mx.

Pachuca, un grupo cuyos activos sí pudieran considerarse relacionados al futbol y Toluca con nuevo estadio completan esta lista.

Soccerex logró reflejar en este análisis el cambio en el ecosistema del balompié mundial, debido a la entrada de grandes capitales globales asiáticos, de Medio Oriente y norteamericanos apareciendo en la escena futbolística global.

Sin embargo, el análisis no alcanza a descifrar el complejo ecosistema del futbol mexicano, debido a las múltiples variables mencionadas y a la falta de información; la cual ya es vista como normal en nuestra Liga.

El esfuerzo de Soccerex es importante, ya que nadie sabe los montos pagados por traspasos, los sueldos pagados a los futbolistas (factor comprensible, debido a la situación de inseguridad que prevalece en México), los valores de patrocinios o aquellos por derechos audiovisuales.

Con estas limitantes es muy complicado incluir a los equipos mexicanos en estos rankings y por ello a muchos medios les sorprende observar a América arriba de Tigres y Rayados. En mi caso, me sorprende más la posición de Pumas, los cuales, a pesar de estar entre los cuatro grandes, dudo mucho tengan más potencial económico que Atlas o Morelia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.