• Regístrate
Estás leyendo: ¿El futbol que merecemos?
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 15:52 Hoy

Moneyball

¿El futbol que merecemos?

Jaime Rascón

Publicidad
Publicidad

En mi columna de ayer escribía sobre el respaldo corporativo de seis de los ocho clubes calificados a la Liguilla. También decía que analizando los 18 equipos de la Primera División, parece que solo Grupo Orlegi tiene como principal fuente de ingresos el balompié y las actividades alrededor de éste.

Esto me llevó a profundizar que con la venta de Atlas a Tv Azteca, México no tiene clubes de socios, equipos cuyos dueños son los aficionados y no empresas o magnates.

Dos de los clubes más importantes del mundo, Barcelona y el Real Madrid, son propiedad de sus aficionados; en la NFL, los Empacadores de Green Bay siguen el mismo modelo, no como socios, sino como accionistas.

En México, aparte de Atlas, nadie ha querido o podido tener un proyecto de club en el que la afición o la comunidad sea dueña del mismo. El lugar reservado para la afición está limitado a la tribuna y los esquemas de socios, como el extinto Socio Águila, estaban diseñados solo para obtener descuentos y promociones.

Contadas veces hemos visto democratización de las decisiones en los clubes con su afición y los programas de Responsabilidad Social son apoyo a la comunidad, pero no conllevan involucrar a la afición.

A los consumidores no se les implica en nada, pero sí se les recrimina la falta de apoyo en una doble moral difícil de entender.

Clubes como Cruz Azul son el mejor ejemplo de esto; me parece aberrante que, a pesar de ser una Cooperativa, a su gente no se le involucra en lo absoluto.

La afición está bien, siempre y cuando esté callada en su butaca, pero cuando reclama, resulta que son los jugadores los que salen a dar explicaciones, tal como sucedió en Ciudad Universitaria hace unas semanas.

Las redes sociales son ideales para potenciar esfuerzos colectivos; sin embargo, aún no conozco una iniciativa lo suficientemente potente para convertirse en un contrapeso que influya en el futbol mexicano.

En mi época en la directiva azulcrema recuerdo un buen intento de ello en Realidad Americanista. Un portal con conocimiento de la historia y actualidad de las Águilas.

No me extraña que tengamos el futbol que tenemos, ya que votamos de la misma forma cada sexenio: en contra de nuestros propios intereses como nación. En lugar de participar activamente, el mexicano se sienta desde su butaca a criticar. De involucrarnos de forma organizada y sin violencia, tendríamos otra Liga y otro país.

Por ejemplo: me parece terrible que las reglas 10/8 y 9/9 no hayan tenido mayor oposición por parte de jugadores y afición. Defiendo la libre movilidad laboral, pero también considero que los mexicanos debemos tener prioridad en oportunidades de empleo sobre los extranjeros. Eso no pasa con estas reglas, cuyas consecuencias en Selección están aún por verse y que nos han generado una especie de Súper Liga Sudamericana en el territorio nacional.

¿Para qué participar en la Copa Libertadores de América, si ya la montamos en México con desplazamientos en vuelos nacionales? Me encantaría ver en las alineaciones la nacionalidad de cada jugador. Esto para que la afición se de cuenta de los combinados internacionales que todos los equipos (a excepción de Chivas) montan cada semana en nuestras canchas.

¿Dónde está el Instituto Nacional de Inmigración en este sentido? ¿Con qué fundamento se aprueban todos estos permisos de trabajo? Puede resultar incluso discriminatorio para los jugadores mexicanos. Ya que en muchos casos, directivos corruptos preferirán traer a un extranjero con la respectiva mochada del representante, a darle la oportunidad a un joven de fuerzas básicas.

Me resulta triste ver que no se usen las redes sociales y plataformas digitales para ir a fondo, no al resultado del día o a los calificados a la Liguilla, sino a los temas que van a impactar a clubes y futbol nacional en los próximos años. Si al final a la mayor parte de la afición lo único que le interesa es su calificación a Liguilla y el siguiente resultado, no nos extrañe ver cómo nuestro futbol pierde competitividad y atractivo a pasos agigantados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.