• Regístrate
Estás leyendo: El efecto de Luis Figo
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 15:49 Hoy

El efecto de Luis Figo

Publicidad
Publicidad

El tema más sencillo para esta columna hubiera sido un análisis del 2017 ó un previo del próximo año mundialista. Sin embargo, las personas que leen este espacio saben que no me gusta escribir sobre temas cliché. Si el lector te otorga su tiempo y atención, lo mínimo que un texto debe hacer es aportarle algo. Al menos así pienso yo desde el profundo respeto y agradecimiento para quien me lee.

El próximo año la generación 2000 alcanzará la mayoría de edad. Ese grupo, que pertenece a la Generación Z o Centennials, nacía cuando el hoy presidente del Real Madrid ganaba las elecciones del club blanco gracias al fichaje de Luis Figo. Esa incorporación cambió el mundo del futbol y las repercusiones del mismo son visibles hasta hoy, con un Florentino aún en la silla presidencial merengue.

Les confieso que el detonante de este análisis fueron las vacaciones que Luis Figo está tomando en la Riviera Maya. Ver con un sombrero de charro al primero de los galácticos me hizo reflexionar de cuántos años han pasado ya desde la última fuga desde Cataluña a la capital española, así como del impacto de tal movimiento hasta ahora.

El pago de una cláusula de recisión ha tenido sus tres casos más mediáticos con el FC Barcelona como víctima. Primero, Ronaldo al Inter de Milán y luego casi una generación mayor de edad separó las denominadas traiciones de Figo y Neymar. Las salidas de los brasileños dolieron un poco menos a los blaugranas al ser Milán y París y no Madrid, los destinos cariocas.

El primer elemento que analizaré son las cantidades desembolsadas. El monto depositado por la cláusula de Neymar es al menos cuatro veces mayor al pagado por Luis Figo, el cual en su día estuvo alrededor de los 50 millones de dólares.

La diferencia en dicha cifra refleja varios cambios importantes, tales como la entrada de grandes capitales a la industria desde Oriente Medio, Asia y Norteamérica. Ejemplos sobran en Inglaterra, España y Francia, donde el fondo Catarí que adquirió el PSG revolucionó el mercado de fichajes de verano 2017 o en el caso de territorio británico, donde el jeque de Emiratos Árabes, que posee el Manchester City, pudo atraer al banquillo azul al entrenador más codiciado: Josep Guardiola.

La diferencia también es indicativa del desarrollo comercial de los clubes de futbol. Ahí entra el segundo elemento a analizar: el impacto de Florentino Pérez en el mundo del futbol y en el deporte mundial. El primer fichaje de Florentino Pérez detonó el circulo virtuoso del Real Madrid versión Galáctica. Florentino fue el pionero en el modelo de negocio en 360 redituables grados, el cual Ferran Soriano (asesor del Club América en nuestro país), ha expuesto alrededor del mundo con el caso del fichaje de Ronaldinho por el grupo de aspirantes a la presidencia blaugrana que integraban el mismo, Sandro Rosell, Marc Ingla y el cual encabezaba Joan Laporta.

El Circulo Virtuoso defiende que los jugadores más mediáticos (por su calidad o imagen) transfieren esas características a su club. En consecuencia, el club con ese modelo se vuelve más atractivo para patrocinadores, así como para aficionados que generaran mejores taquillas y televisoras que pagaran mayores cantidades por los derechos audiovisuales de equipos con mayores audiencias por la expectativa del televidente de ver a esos futbolistas.

Sin Figo, hoy Florentino Pérez no sería el presidente del Real Madrid. Así de simple. Florentino le ganó la presidencia a Lorenzo Sanz basando su segunda campaña presidencial en fichar a una de las estrellas del máximo enemigo (El Barça también tenía entre sus filas a un estelar Rivaldo en ese entonces). Así como Donald Trump basó su campaña presidencial en el odio hacia las minorías, Florentino también aposto por uno de los instintos más básicos de los socios madridistas: el ver sufrir a los culés.

Apartir de ahí y a excepción del breve periodo presidencial de Ramón Calderón (quién negoció el fichaje de Cristiano Ronaldo), Florentino Pérez se ha perpetuado en la presidencia del Real Madrid en lo que algunos llaman ya una dictadura.

La falta de competidores en las tres elecciones más recientes se deben a los candados que puso el también presidente de la constructora ACS para poder postularse a la presidencia merengue. Dichos estatutos, los cuales cubrí en mi columna anterior, buscan evitar adquisiciones como la del PSG, Manchester United o Manchester City.

Sin embargo, esos candados también limitan a una gran cantidad de aspirantes a la presidencia, como el caso de Manolo Sanchís, al establecer que los candidatos deben ser españoles, socios por 20 años de forma ininterrumpida y deben garantizar un patrimonio de al menos 77 millones de euros (15% del presupuesto anual del Real Madrid) como aval para tan solo presentarse a elecciones.

Mientras que la información en 2018 se centrará en gran medida en el Mundial de Rusia, en mi caso trataré de seguirles robando unos minutos de su tiempo con historias y análisis que van más hacia el fondo de lo que sucede en la industria del deporte y no al día a día de la misma.

En esta oportunidad tocó examinar el impacto de uno de los hombres más importantes y poderosos en el futbol mundial, Florentino Pérez. Esto con el pretexto de la visita a nuestro país de quién lo llevó a esa posición en un principio: Luis Filipe Madeira Caeiro. Especialmente en ocasión de que la escapada del portugués está a tan solo unos meses de cumplir la mayoría de edad en el próximo 2018.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.