• Regístrate
Estás leyendo: Patente 1863
Comparte esta noticia

Moneyball

Patente 1863

Jaime Rascón

Publicidad
Publicidad

Los leones ingleses parecen tener un camino viable para conquistar el título del deporte que inventaron.

El futbol inglés ganó ayer un partido clave en su camino a retomar el lugar que les corresponde a los leones en la élite mundial. Ese lugar les corresponde al haber creado el modelo de Liga más evolucionado del planeta, así como las reglas del balompié en una taberna de Londres en 1863.

Los ingleses alcanzaron los cuartos de final por tercera ocasión desde la creación de la Liga Premier en 1992 y nunca han logrado pasar de esta etapa desde que su competición doméstica se convirtió en el estándar global del futbol a nivel de clubes.

Por ese desempeño se manejaron múltiples teorías para explicar el contraste entre lo que muchos consideramos la mejor Liga del mundo y el desempeño de un combinado nacional británico que no acababa de convencer.

El tema generaba un debate muy similar a los de la Furia Española y sus malditos cuartos de final (mismo que sepultó la base blaugrana de 2010) o el tan añorado quinto partido del Tricolor. Sin embargo, en este 2018 y ubicados en la que teóricamente es la llave más favorable hacia la final, los leones ingleses tienen la gran oportunidad de exorcizar los mismos demonios que persiguieron a los ibéricos hasta 2010.

El lado derecho de la llave acumula solo un campeonato del mundo (Inglaterra como anfitrión en 1966), una Final, dos terceros lugares y un cuarto puesto de los suecos (1958 como locales, 1950, 1994 y 1938, respectivamente), una semifinal en Inglaterra 1966 para los entonces soviéticos y también una sola semifinal para los croatas en Francia 1998.

Esa llave contrasta con los ocho campeonatos del mundo que presumen tres de las cuatro naciones que disputan los cuartos de final del otro lado del cuadro.

Siete de esos títulos los aportan Brasil y Uruguay, los únicos sobrevivientes no europeos en unos cuartos de final dominados por equipos del Viejo Continente.

En resumen, y en teoría, hay razones para el optimismo en la cuna del futbol, pero ojo con un posible cruce ante los locales en semifinales. Un enfrentamiento de esta índole será un reto para la FIFA al tener que controlar dos aficiones que ya se enfrentaron en Marsella en su partido de fase de grupos de la Euro 2016.

Irónicamente, Rusia 2018 es la mejor oportunidad para que Inglaterra pueda acabar con el debate de que su selección no está a la altura de su Liga.

Una oportunidad como esta no se presenta muy seguido y se nota que los jugadores lo saben.

Alejados de entrenadores no familiarizados con el futbol de la Isla como Fabio Capello y Sven-Göran Eriksson, así como de los reflectores que atraía David Beckham, estos leones están ilusionando con conquistar su segundo título en el pasatiempo favorito del mundo y del cual pueden presumir la patente desde 1863.

Twitter • @jaimerascon

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.