• Regístrate
Estás leyendo: Mundial: negocio de la piel
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 18:01 Hoy

Moneyball

Mundial: negocio de la piel

Jaime Rascón

Publicidad
Publicidad

Este verano en Rusia se exhibirán 32 pieles que visten a los combinados nacionales participantes en el Mundial. Esta justa es una vitrina esencial para que las marcas patrocinadoras de las indumentarias rentabilicen sus millonarias inversiones al proveer los uniformes a las selecciones.

Debido a los montos pagados, hay que lanzar una gama de productos y esta semana la marca histórica del futbol mundial, Adidas, presentó una colección impresionante de los jerseys alternos con los que vestirá a sus selecciones en Rusia.

La industria de la indumentaria deportiva ha sabido empatar la identidad nacional y la pasión por los colores de clubes con el vestido como necesidad primaria del ser humano. En ello han encontrado un redituable negocio que además de incrementar sus ventas, contribuye a aumentar el valor de su marca.

Esto bajo la percepción de que solo las marcas de calidad pueden permitirse patrocinar a equipos y selecciones. En este proceso se genera una derrama económica de millones de dólares, de la cual toda la industria del deporte se ve beneficiada.

El Mundial será una pasarela para Nike, Adidas y Puma, las cuales acaparan 84 por ciento de los equipos clasificados. Las restantes serán Umbro, vistiendo a Perú (hay que recordar que Umbro fue comprada por Nike y con ello el legendario patrocinio de los leones ingleses), la italiana Errea fabricando la piel vikinga de los islandeses, la hoy de moda New Balance, auspiciando a los centroamericanos Costa Rica y Panamá, mientras la legendaria marca alemana de guantes para portero, Uhlsport, será la indumentaria de la selección de Túnez.

En lo personal me gustaría ver marcas tan atractivas como Hummel, aquella indumentaria cuyas legendarias flechas han fungido como armadura de los vikingos daneses en varias ocasiones. Así como Le Coq Sportif, el gallo que incluso fue campeón en México 1986 vistiendo a Diego Maradona y la Albiceleste.

Hablando de armaduras es curioso no ver a Under Armour en el Mundial, la marca estadunidense que ya ocupa el segundo lugar en su país, al superar a Adidas en Estados Unidos; así como a su selección, la marca norteamericana que coqueteó con el Real Madrid tendrá que ver la Copa del Mundo desde casa.

En un futuro me gustaría ver a la mexicana Charly patrocinando a una selección centroamericana, a la que pueda acceder. Raúl Rodríguez ha realizado una excelente estrategia en el mercado nacional, la cual no dudo quiera replicar en la máxima vitrina para la indumentaria
deportiva.

Hablando de vitrinas hay que mencionar que la Copa del Mundo es el periodo de venta más importante para Adidas. Este patrocinio tiene un ciclo estacional en el que el año mundialista representa la mayor rentabilidad para el auspicio.

En cuestión de rentabilidad, nuestro país está en el top 6 para la marca alemana basada en Herzogenaurach, acompañada de la abanderada selección teutona, la Albiceleste, la Roja, Colombia y Japón.

Debemos considerar que para pertenecer a esa élite, México se beneficia de la venta en dos naciones, con la comunidad hispana de Norteamérica formando un mercado dual. Debido a la preferencia por el futbol en nuestro país, Adidas considera que la piel del Tricolor es el activo más importante en el deporte mexicano. El vestir al combinado nacional le da presencia, estatus y nivel a la marca alemana. Beneficios que no lograría patrocinando la Liga Mx, ya que considera al combinado nacional como un activo más importante y menos dividido. Como solo existe una selección, esto convierte al jersey en una prenda aspiracional.

Además, en 2010 la playera más vendida a escala mundial fue el jersey de color negro de México. Cuando lo habitual es que la indumentaria de Alemania es el jersey más popular para Adidas y en todo el mundo la camiseta verde-amarela de Brasil, fabricada por Nike, es la líder en unidades.

En ese renglón, el jersey de México supera las 500 mil unidades vendidas en un año mundialista sumando versiones de hombre, mujer y niño; con lo cual, a un precio promedio de 90 dólares, la marca alemana ingresa por lo menos 45 millones de dólares en ese periodo.

Nuestra Federación Mexicana de Futbol ingresa alrededor de 40 millones de dólares por ciclo mundialista por el contrato con Adidas, por lo que no es correcto que el Tri sea un gran negocio para la multinacional teutona, ya que todos los demás productos, como gorras y pants, representan un porcentaje mínimo de las ventas totales.

Como tampoco son ciertas las cifras que se publican respecto a las ventas de jerseys de equipos nacionales. Solo el Barcelona vende las cifras publicadas de algunos grandes de la Liga Mx, cuyos máximos podrán rondar las 250 mil unidades en un año de campeonato.

Lejos queda aquel uniforme Aba Sport del calendario azteca, mismo que fue nuestra piel en 1994 y no el renovado diseño actual que usaron selecciones como Bulgaria (ante la cual quedamos eliminados en el primer partido de eliminación directa).

Hoy, la selección nacional de futbol está entre la élite mundial en cuestión de indumentaria de juego y los mexicanos podemos lucir una piel fabricada por la multinacional con mayor tradición y trayectoria del balompié global.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.