• Regístrate
Estás leyendo: El destierro de "Thor"
Comparte esta noticia

Moneyball

El destierro de "Thor"

Jaime Rascón

Publicidad
Publicidad

Tal como sucede en la película, Loris Sven Karius Thor fue desterrado y literalmente abrió el puente Bifröst del mercado de transferencias para los arqueros durante este verano.

Sus errores en la Final de la Liga de Campeones se pueden cuantificar en el monto del traspaso de Alisson Becker a Anfield: 75 millones de euros, más el dinero que está circulando con las entrelazadas transferencias de Curtois, Olsen, Schmeichel, Ward, etc.

Los dos regalos de Thor al Real Madrid para conseguir su decimotercera Orejona fueron suficientes para que el equipo blanco reconsiderara la seguridad de su meta y con ello, traer al arco del Bernabéu a Thibaut Curtois desde Stamford Bridge.

Esa carambola desatada por Thor incluyó el traspaso del internacional galés Danny Ward al Leicester City, equipo que a su vez parece venderá a Kasper Schmeichel al Chelsea para suplir la partida de la muralla belga hacia Madrid y así no depender de otro de los autores de las pifias de este verano: Willy Caballero.

Karius logró que el mercado para los guardametas se moviera como no sucedía hace mucho y hasta Memo Ochoa podría cambiar de aires, gracias a la sacudida derivada de las pifias del alemán.

La trayectoria de Ochoa en Europa contrasta con sus excelentes actuaciones mundialistas y para Memo, el Nápoles sería el primer club recurrente a la máxima vitrina del futbol mundial: la Liga de Campeones.

A pesar de tener ya siete temporadas de experiencia en su travesía europea, Nápoles sería la gran oportunidad para Guillermo Ochoa de defender el arco de un equipo que pelea en la parte alta de la tabla de una de las cinco mejores Ligas europeas.

Sin demeritar el subcampeonato conseguido la temporada pasada en la Liga belga, Memo se ha curtido en el Viejo Continente defendiendo la meta de equipos recién ascendidos como el Ajaccio, de media tabla en Málaga (donde Kameni ganó una dura competencia por la titularidad) y de proyectos descendidos como el Granada.

La coyuntura ocasionada por Thor representa la mejor ventana que Ochoa ha tenido desde el verano que el FC Barcelona fichó tanto a Claudio Bravo como a Marc-André ter Stegen para resguardar el arco blaugrana.

Recuerdo que al haber colaborado con el Barcelona y debido a la buena relación que mantenía con la directiva, insistí en que ficharán a Memo; sin embargo, el entonces director deportivo, Andoni Zubizarreta, ya se había decidido por el chileno y el teutón para defender la valla del Camp Nou.

Pese a su importancia estratégica (resaltada más que nunca este verano por Karius, Willy Caballero y sin consecuencias por Hugo Lloris) en cada ventana de transferencias el mercado de arqueros se mueve mucho menos que para cualquier otra posición.

La continuidad en el arco, menos lesiones y ser una posición única en el rectángulo de juego son algunas de las razones por las que se dan menos traspasos.

Y para acabarla de amolar, los Reds tuvieron que soportar la ironía de la gran actuación del meta de su acérrimo rival y vecino, el Everton, con Jordan Pickford llevando a Inglaterra hasta semifinales al detener penales colombianos y dejando en cero a los suecos.

En resumen, el destierro de Thor del puerto puede abrir el Bifröst a Memo Ochoa hasta el Asgard del futbol: la Liga de Campeones.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.