• Regístrate
Estás leyendo: Descenso para tres
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 15:37 Hoy

Moneyball

Descenso para tres

Jaime Rascón

Publicidad
Publicidad

A principios del mes pasado se eliminó el descenso de la Liga Mx para la próxima temporada 2018-2019, cambiando el mismo por una aportación económica; cuyo monto no fue definido.

La medida busca un certamen con 20 equipos y fortalecer a los clubes actuales; sin embargo: ¿qué más ayuda se puede recibir que el invento del porcentaje?

El también llamado cociente es el salvavidas que se sacó de la manga el futbol mexicano a principios de los 90 para proteger a los equipos grandes.

Esta medida tan particular de nuestra Liga, es otra de las peculiaridades de la misma que fomentan la mediocridad. Tanto el porcentaje, como el hecho de que solo descienda una franquicia, ofrecen demasiado margen para proyectos tan débiles como Veracruz y Lobos BUAP.

En el Puerto han desfilado infinidad de técnicos y fichajes con el financiamiento del sindicato de los ferrocarrileros; mientras que en Puebla se acaban de inmolar a cuatro jornadas de finalizar el torneo, al despedir a un Rafael Puente del Río, técnico que con un plantel muy limitado les hizo 23 puntos en el Apertura 2017, quedándose a tan solo dos unidades de la Liguilla.

Directores técnicos con experiencia en milagros, como Enrique Meza o Tomás Boy, serían la única razón para justificar el suicidio del cambio en el banquillo de la Benemérita Universidad de Puebla, por lo que esta decisión solo demuestra la novatez que les comentaba en mi columna del 7 de febrero sobre el infierno del descenso.

Ahí explicaba el pecado capital que los licántropos cometieron en su negociación por los derechos de televisión, al querer enseñarle el padre nuestro al cura con negociadores americanos y luego traer mercenarios tan limitados, que secuestraron a menores de edad después del partido ante América.

Con tres descensos por año, es posible que Atlas no hubiera remplazado al Profe Cruz con una tercera etapa de Rubén Omar Romano en el banquillo del Jalisco, periodo que concluyó con una efectividad de tan solo el 25 por ciento al mando de los rojinegros. Así mismo, Querétaro probablemente no habría hecho la pésima campaña de local que ha tenido y Puebla quizá hubiera peleado más en la Corregidora el fin de semana. ¡Qué decir de Cruz Azul! Un descenso para tres forzaría a La Maquina a replantear de fondo su modelo deportivo y económico. Aquel que tiene a los Celestes sumidos en una crisis permanente de resultados y sin hogar a partir del próximo torneo; de alquilados en el Estadio Azteca. Es increíble que una cementera no pueda construir un estadio propio.

Esta medida traería consigo movimiento en el consejo de dueños, lo cual resultaría un reto para el status quo; sin embargo, más voces y mayor diversidad en las ideas es algo que podría resultar positivo.

Hay empresarios exitosos que pudieran aportar, como la familia Achar, dueños del Celaya; mismos que durante años apoyaron el futbol mexicano con los patrocinios de Comex. Los Toros que Emilio Butragueño puso en el mapa pudieran optar a un ascenso menos complicado con esta medida.

No hay que detenerse ante el argumento fácil de que aumentar el descenso empeoraría el problema de la multipropiedad; quien no se frena ante esa obviedad, entiende que la Liga de Ascenso se pudiera convertir en un proyecto de inversión más atractivo. Esto no solo al triplicar las posibilidades de ascenso en tan solo un año, sino también ofrecer la misma cantidad de espacios de la Liga Mx menos de una década.

¿Se imaginan una Primera División con 20 equipos distintos? Casi imposible, pero la posibilidad existiría, fomentando la competencia.

Este mayor atractivo para inversores diversificaría un poco los concentrados modelos de negocio de la Liga Mx; en este certamen las televisoras son propietarias o participan en un tercio de los equipos. Grandes compañías y empresarios son dueños de alrededor de otro tercio. Descontando a los dos equipos universitarios, solo Toluca, Necaxa, los dos equipos de Grupo Pachuca y Grupo Orlegi son modelos sostenibles en plazas futboleras, qué tal como otras ciudades de nuestro territorio, pueden albergar una franquicia viable. Lejos queda el frecuente modelo financiado por gobierno que ha sido tan criticado recientemente.

El Frankenstein de la Liga Mx podría empezar a convertirse en un ente menos extraño de aumentar el descenso a tres equipos por año y eliminando el porcentaje.

Con una nueva era comenzando de manera oficial después del Mundial, será trabajo de Yon de Luis y Enrique Bonilla el considerar una medida de esta magnitud, después de la abolición del descenso en la Temporada 2018-2019.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.