• Regístrate
Estás leyendo: España, monárquica y republicana
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 08:43 Hoy

Columna de Jaime Preciado Coronado

España, monárquica y republicana

Jaime Preciado Coronado

Publicidad
Publicidad

De 39 monarquías vigentes en el mundo, 22 de ellas tienen un régimen constitucional con grados de parlamentarismo heterogéneos –curiosamente, la mitad de ellas están en islas caribeñas-, pero el papel del rey en el Ejecutivo varía; hay otras monarquías que se reclaman populares, Bélgica, o que guardan el estatuto de Imperio, como es el caso de Japón, o que son absolutistas como los Emiratos Árabes Unidos. Las 39 monarquías apelan a formatos electivos, aunque las 22 declaradas constitucionales conviven con gobiernos electos bajo principios democráticos. Asombra su permanencia y continuidad con el antiguo régimen, premoderno dirían algunos. Una complicada ecuación entre aquella soberanía que proviene de Dios, y la legitimidad reconocida por el pueblo como aspiración de unidad y grandeza, generalmente con el predominio de una etnia y una lengua, comandada por una iglesia, una religión.

España es emblemática por el rol del rey Juan Carlos en la transición democrática, el Pacto de la Moncloa con la Constitución que dio pie a décadas de estabilidad y regularidad en el proceso electoral y el ejercicio gubernamental pacífico. Una monarquía constitucional asumida por la mayoría de partidos nacionales, aunque cuestionada por la herencia republicana que recogen tanto formaciones de izquierda, como grupos nacionalistas o independentistas de corte regional. Hasta 2012, la Casa Real española gozó de aceptación mayoritaria, pues su compromiso con la democracia fue expresado en situaciones álgidas, como la sublevación de un sector de militares comandada por Antonio Tejero en 1981, o la exigencia de respeto del proceso electoral cuando el Partido Popular quiso suspenderlo a causa de una denuncia, infundada, sobre ETA como responsable de los atentados del 11 de marzo de 2004. Además, la intensa actividad diplomática desplegada por Europa y hacia el mundo iberoamericano, consiguió respaldos para la Corona española.

En los primeros tres meses de 2012 el 76% tenía una visión positiva del rey; el 70%, del príncipe, y el 60%, de la Monarquía. A finales de 2013, sólo un 41.3% mantenía una visión buena o muy buena del rey, y el 78,5% de los jóvenes entre 18 y 29 años eran favorables a la abdicación de Don Juan Carlos. La cacería de elefantes en Botswana y la corrupción del yerno del rey hicieron caer su aceptación hasta menos del 20 por ciento de los españoles. En cuanto a los partidos políticos, había un cambio entre los socialistas pues los seguidores del PSOE se mostraban divididos casi en partes iguales sobre República o Monarquía Constitucional. Muy diferente al casi 78 por ciento de los votantes del PP que se declaran a favor de ella.

Tras la abdicación del rey Juan Carlos I, a favor de su hijo Felipe, reemerge la España dividida, llena de paradojas y dilemas. En sus ciudades más pobladas, bajo convocatorias en redes sociales, aparecen manifestaciones con consignas como “España mañana será republicana”, o “Queremos referéndum ya”. Simultáneamente, el Consejo de Ministros presentó una ley para culminar la coronación de Felipe VI. Ya anunciaron su voto a favor el 91% de los partidos presentes en el Congreso. Cientos de miles se pronuncian mediante Twitter y en sondeos convocados por diferentes diarios. El periódico Público recoge un promedio de 87 por ciento de opiniones a favor de la República y menos de 13 a favor de la Monarquía. Los partidos regionales y los movimientos independentistas, particularmente el catalán, se pronuncian en bloque a favor del referéndum en el que se consulte la vía republicana. Pero, quienes evitan la memoria y se niegan a ponerse en paz con la República, hoy gobiernan bajo esa monarquía constitucional ampliamente cuestionada.

japreco@hotmail.com

Blog de análisis Glocal NICAM

OMPA aquí-allá: http://nicam-ompa.blogspot.com/

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.