• Regístrate
Estás leyendo: Una alegría inoxidable
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 05:42 Hoy

Ruta norte

Una alegría inoxidable

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

“El futbol es un juego simple que inventaron los ingleses: 22 hombres persiguen un balón durante 90 minutos y, al final, los alemanes siempre ganan”, es la célebre definición de futbol ofrecida por el delantero inglés Gary Lineker. Como podemos apreciar, hasta los ingleses, a quienes no les falta autoestima en absolutamente ninguna rama del quehacer humano, saben lo que es hablar sobre Alemania en el futbol. Y lo sabemos todos, de hecho, pues mundial tras mundial, torneo internacional tras torneo internacional, los alemanes han demostrado ser un equipo cercano a la invencibilidad.


Por eso, precisamente, el juego del domingo 17 representaba un desafío en el que casi nos dábamos por derrotados. Un empate, lo dije, equivalía en este caso a una victoria, pero ni en eso me atrevía a soñar con optimismo. Sin sobresaltos, tranquilamente, daba por hecho que perderíamos contra los germanos y luego debíamos remar a todo pulmón contra Corea y Suecia. No me afectaba gran cosa saber de antemano que caeríamos contra el equipo teutón, pues lo más lógico, según los anales futboleros, es que casi todos pierdan contra ellos. Así amanecí el domingo, con previa resignación y esperando el milagro del empate.


Luego ocurrió lo que ya vimos y enloqueció al país. México saltó a la cancha con una alineación más o menos esperada en la que destacaban los apellidos de Ochoa, Herrera, Guardado, Hernández, Vela y Lozano. Durante el primer tiempo —el mejor de México en muchos años— creo que por primera vez vi jugar mal a los alemanes; pero ni así, ni jugando con limitaciones, los hijos de Bekenbauer dejaban de ser peligrosos. Los mexicanos la tenían clara: abrumar a la selección alemana con presión en casi toda la cancha, esperar sus embestidas y contragolpear con toda la furia cuando los europeos perdieran un balón.


Así cayó el gol. Los mexicanos hurtaron una pelota en su terreno y la descolgada comenzó con una pared vertiginosa entre Guardado y Hernández; luego el Chicharito vio la entrada de Lozano quien se quitó a Mesut Özil y clavó uno de los goles destinados desde ya a figurar en la historia de nuestro futbol. En el segundo tiempo, lógico, los teutones se echaron encima pero un tanto desordenadamente, con más empuje que buen futbol, y no lograron anotar. Así se consumó lo que ni yo ni nadie esperaba, acostumbrados como estamos a caer cuando, en los mundiales, rasguñamos el paraíso.


Ignoro, como todos, qué vaya a pasar en los partidos venideros de México. Por lo pronto, el equipo cumplió con excelencia y nos dio una alegría inoxidable: México 1, Alemania 0. Increíble.



rutanortelaguna@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.