• Regístrate
Estás leyendo: Sismo cívico
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 10:35 Hoy

Ruta norte

Sismo cívico

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Ni echando a volar la imaginación como el Chicharito era posible anticipar el terremoto político del domingo 1 de julio. Porque eso fue, una jornada con algo de sacudimiento telúrico, una especie de sismo cívico que puede marcar un antes y un después en la historia de México. El “antes” ya lo conocemos, y tiene que ver con un sistema político que con mil defectos, autoritario y todo, emergió luego de la Revolución y creó instituciones que ampararon a buena parte de la población hasta entrar, en los setenta, a una etapa de deterioro que poco a poco fue precarizando la vida nacional hasta derivar en un sexenio, el de Peña Nieto, caracterizado por la desigualdad económica, la inseguridad y la corrupción a escalas inimaginables, las escalas propias del neoloberalismo; el “después”, si se consuma, tiene un buen principio, la jornada del domingo, pero es obvio que es apenas eso, un principio de algo que sólo con responsabilidad, trabajo y tiempo puede modificar la desoladora realidad que enfrentará el nuevo gobierno.


No será fácil, porque el hoyo es grande y porque hay inercias que resistirán cualquier conato de cambio. 


Sin embargo, el comienzo es una especie de recomienzo, pues ya Fox, en el 2000, amaneció a su cargo con un capital político que hizo pensar en un futuro esperanzador. No ocurrió así, fue un fracaso. Los problemas y las inercias pasaron como aplanadora sobre el inepto guanajuatense y luego hicieron lo mismo, cada vez peor, sobre Calderón y Peña Nieto. Hoy, AMLO y su partido gozan del ímpetu civil que despertó el foxismo, e incluso más, pues ambas Cámaras, varias gubernaturas y cientos de alcaldías ya conquistadas deben jalar, en teoría, hacia el mismo lado, lo que de antemano plantea como inauditos los pretextos en caso de que los cambios se demoren o no lleguen: el capital político del Movimiento encabezado por López Obrador se encuentra frente a una oportunidad que en definitiva se convierta, ahora sí, en una transformación, no importa si le llaman “cuarta” o no.


Soy, por supuesto, de los que confían en la posibilidad de que ese cambio ocurra, pero no ignoro que, pese a los vientos favorables que soplan para el ganador y su partido, el camino fue tortuoso y requirió de una política de alianzas más o menos indiscriminada que de antemano supone un problema interno para el futuro presidente. Pero confío en un cambio real, y quisiera imaginar que todo pueda ceñirse al espíritu del primer discurso del domingo: no tolerar la corrupción, poner primero a los pobres, ahorrar e invertir, abatir la inseguridad por la vía del bienestar y no de las armas... Si eso se cumple, México deberá ser otro en 2024. De eso se trata, y tal fue el mensaje lanzado por el descomunal apoyo del domingo: de que México sea otro y mejor. 



rutanortelaguna@yahoo.com.mx / @rutanortelaguna / http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.