• Regístrate
Estás leyendo: Memoria
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 23:15 Hoy

Ruta norte

Memoria

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Hubo tristeza general en la familia cuando el tío Hernán cayó en coma. Yo también lo lamenté, pues era un tipo muy querido pese a sus excentricidades. En las fiestas hacía bromas, siempre insistía en traer más cerveza cuando se acababa y era bueno para bailar con cuanta tía y sobrina se atravesara en su camino.

Su último gran descubrimiento fue el karaoke, aparato que usaba para torturarnos con su repertorio de “boleros de oro”, racimo obsoleto de canciones cuyo tema eje era la desdicha amorosa.

Porque el tío Hernán, hay que decirlo, siempre fue muy enamorado. Jamás se casó, pero los que lo conocieron de joven (mi mamá, por ejemplo) dicen que cada mes cambiaba de novia y que en La Laguna no hubo lupanar ajeno a su infatigableescrutinio. Visto así, sólo por encima, parecería un bicho frívolo.

En el fondo no lo era, pues tenía un flanco intelectual, por decirlo de algún modo, que lo llevó a formar una biblioteca relativamente bien surtida con unos dos mil títulos entre los que se contaban los tres de poesía que escribió y publicó: Rosas del corazón, Sinsabores del alma y Por la geografía de Venus, todas ediciones de autor impresas con buena voluntad aunque con las patas.

Fue mi madre quien me dio la noticia cuando el coma de su hermano ya no tuvo marcha atrás: el tío Hernán, previsor, había escrito una carta con su testamento.

Carecía de hijos, así que dejó sus pertenencias a quienes tenía más cerca: sus dos hermanas y algunos sobrinos. Supo que alguna vez publiqué dos inolvidables (por malos) poemas en unarevista cultural de la universidad y ya con eso me consideró su “heredero literario”, así que me quedé con todos los libros.

Ahorro detalles sobre los títulos y los géneros del material. Sólo me detengo en un libro encuadernado en azul oscuro, como tesis pero escrito a mano.

En la portada tiene el nombre de mi tío con ampulosas letras doradas. Las hojas lucen amarillentas, y aunque le entiendo poco a la caligrafía churrigueresca, sé que se trata de una especie de memoria exclusivamente donjuanesca del irrefrenable tío. El libro está dividido en años.

Cada uno abarca como veinte páginas y como diez mujeres distintas, o sea, poco menos de una al mes. El estilo es rebuscado, dulzón y a ratos picante, cuando la ocasión lo ameritó. La cronología comienza en abril de 1960 y termina en agosto de 2003, cuando el promedio de conquistas había descendido a tres por año.

Tengo la impresión de que el tío Hernán me dejó todos los libros sólo para que yo intente publicar sus impublicables memorias, “el río de placer que conservaré en palabras que serán como trofeos, como rosas encajadas en el jardín de mi recuerdo”, según consignó glucosamente en la página 16.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.