• Regístrate
Estás leyendo: La FIFA Nostra
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 13:02 Hoy

Ruta norte

La FIFA Nostra

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Como todo mundo no sabe, fui a presentar mi más reciente libro a Saltillo el fin de semana pasado y allí tuve la suerte de reencontrar y desayunar y conversar con Eduardo Milán, poeta uruguayo largamente radicado en México. Ya entrados en la charla dimos, claro, con los temas de la coyuntura y nos detuvimos un poco en el asunto de la corrupción galopante en el país.

Milán comentó, palabras más, palabras menos, lo siguiente: “Si te fijas, es un fenómeno mundial terrible, el rasgo más visible del neoliberalismo salvaje; esto parece alejarnos del análisis local, pero no: simplemente es imposible examinar lo local sin pensar que hay un enorme olla en la que se guisa todo esto”.

Sé que es imposible no darle la razón, y para saber por qué la tiene podemos ver un caso concreto: el del futbol. Escándalos de corrupción van y vienen en los torneos locales de casi todo el mundo y solemos pensar que son experiencias aisladas, que nomás a nosotros nos pasa lo que nos pasa.

Pero no. Si el futbol profesional acusa hoy una corrupción en las federaciones e incluso en ámbitos más pequeños, como los clubes, es porque arriba todo está podrido, todo está mediado por la voracidad económica y la corrupción.

Cierto que la FIFA es desde siempre una máquina de hacer (o de sacar, más bien) dólares, y que su espíritu deportivo equivale a nada si no se materializa en ganancias contantes y sonantes y abundantes, descomunales.

Pero una cosa es ser, en esencia, una empresa, y otra convertirla en un aparato que reditúa sus principales ganancias a tipos de pantalón largo que acaso jamás patearon un balón y a quienes por tanto no les preocupa el deporte ni la salud social que puede acarrear.Tras el escándalo de los sobornos a los funcionarios de la FIFA y tras la reelección del capo Joseph Blatter, la megafederación ha quedado casi desnuda: ya sabíamos que era un nido de ratas, pero ahora lo sabemos mejor, o al menos lo intuimos mejor, lo cual ya es ganancia en un mundo caracterizado por la opacidad.

Ahora se abre una puerta para limpiar el muladar y que la FIFA sea una empresa con un mínimo sentido humano, equitativo y decente, no la FIFA Nostra que nada debe envidiar a las mejores mafias.

Si la Federación con mayor número de afiliados no aprovecha esta oportunidad (ciertamente histórica) para purgar vicios, el futbol quedará condenado a ser lo que fue durante todo el periodo blatteresco: un instrumento de control y la transnacional más grande, sucia y mezquina del planeta.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.