• Regístrate
Estás leyendo: De la Mota en el oasis
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 05:38 Hoy

Ruta norte

De la Mota en el oasis

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Creo que los años en los que el profesor Gabino Martínez estuvo al frente del área editorial de la Universidad Juárez del Estado de Durango fueron los bibliográficamente más productivos de esa institución. Gracias a él tuve la suerte de recibir muchos de los libros publicados por la UJEDy leerlos, siempre con renovado agradecimiento, conforme han ido pasando los meses.

Uno de esos libros está entre mis favoritos, pues contiene el relato del enorme periplo de reconocimiento emprendido por Alonso de la Mota y Escobar por Nueva Galicia, Nueva Vizcaya y Nuevo León, lo que hoy sería caminar de orilla a orilla —delPacíficoal Golfo— el norte de México.

El trabajo de De la Mota y Escobar es valioso en tanto testimonio directo de la condición que guardaban las provincias en el periodo de su occidentalización. Se trata entonces de una bitácora peculiar, sin cámaras ni micrófonos pero con palabras, el mejor instrumento para retratar lo que asalta los sentidos. Gracias a sus pinceladas rápidas, el religioso condensó en pocos párrafos la atmósfera de cada sitio visitado, sus rasgos más salientes.

Uno de esos lugares, ubicado en el descomunal territorio de la Nueva Vizcaya, es Parras, hasta la fecha un oasis en el semidesierto. De la Mota no escatima piropos al lugar, tanto así como no los escatimamos hoy, pues Parras sigue siendo una burbuja geográfica para el solaz del fuereño.

Dijo el ilustre visitante hacia mil seiscientos y tantos en su Descripción geográfica de los reinos de Nueva Galicia, Nueva Vizcaya y Nuevo León (UJED, Durango, 2010): “Está este pueblo de las Parras fundado en un valle de los más fértiles de tierras y pastos, y más ameno y fresco de manantiales, fuentes y ríos que hay en toda la (Nueva) Vizcaya, y así es el más sano y el de más apacible vivienda que por aquí se sabe.

Púsosele el nombre de Parras por las muchas silvestres que de suyo produce en todo él, mayormente en las riberas de los ríos. Está en veintisiete grados de altura y el frío de invierno no es penoso, ni el calor del verano congojoso”.

Si no fuera porque es un lugar que conocemos y visitamos con alguna frecuencia, un lugar que además, por su aislamiento, conserva en gran medida su aire virreinal, pensaríamos que el obispo De la Mota exageraba. Lo bueno de todo esto es que Parras, el oasis de Alonso de la Mota y Escobar, es cierto y sigue allí, esperando nuestro estrés para mitigarlo o desaparecerlo.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.