• Regístrate
Estás leyendo: Cinco décadas del Tec Laguna
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 10:21 Hoy

Ruta norte

Cinco décadas del Tec Laguna

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Podemos escribirlo como queramos: cincuenta años, diez lustros, cinco décadas o medio siglo, porque da lo mismo; el orden de los factores no altera el producto, en este caso la alegría. El Tecnológico de La Laguna cumple esos años y claro que todos los laguneros debemos ser copartícipes del festejo.

No lo digo sólo porque es una de las instituciones emblemáticas de nuestra región, y, entre las educativas, de las más productivas en calidad y cantidad de egresados, sino porque todos aquí, lo sepamos o no, directa o indirectamente, tenue o marcadamente, hemos sido beneficiados por esta escuela pública.

El mejor ejemplo que tengo a la mano es el mío. Muy lejos estuve de ingresar al Tec, pues mi perfil vocacional arrojó siempre resultados que me apartaban de esas aulas.

Si se me hubiera ocurrido entrar allí, no hubiera pasado ni del examen de admisión. Podría decir entonces que no le debo nada al Tec, que es un espacio que siempre me quedó a remota distancia. Pero no, no lo digo porque sería falso.

Durante muchos años he vivido en el convencimiento de que el Tec es un excelente espacio académico, insisto que de los mejores que tenemos a la mano en la comarca.

Lo sé por dos razones, una indirecta y otra no tanto. La indirecta es su bien ganado prestigio, un prestigio que corre a voces abiertas en toda la región y fuera de ella.

Creo que jamás, no sé si me equivoco, he oído la palabra incompetencia asociada a un egresado del Tec. Se trata de una escuela con tan alto nivel formativo que difícilmente se puede salir de allí sin méritos probatorios, sin competencia en cada una de sus especialidades. El Tec es el Tec, valga la expresión, y nadie le regatea mérito.La razón directa tiene que ver con varios de mis amigos y pariente.

Durante mis años de formación me tocó tener cerca a ex alumnos del Tec, de su prepa o de sus carreras. Todos, no sé por qué, eran, son, brillantes. Gilberto y Javier Prado Galán estuvieron allí; mi cuatote Adrián Valencia, igual, e incluso jugó en la línea ofensiva de los Gatos Negros.

Mi querida Maricela Rodríguez Valenzuela también cruzó sus aulas, lo mismo que Ígor Rosales, hijo de Saúl. Mi sobrino Luis Rogelio Muñoz Ramírez es hoy un profesionista exitoso gracias a lo aprendido en ese plantel.

Querámoslo o no, mucho o poco, todos en La Laguna tenemos cerca al Tec.

Recordemos pues su rico pasado, compartamos el festejo de su cincuenta aniversario y miremos su futuro con el optimismo fundado en los miles de egresados que no dejan mentir acerca de su valor, de su enorme valor.(Mañana jueves a las siete, presentación del libro conmemorativo en el Museo Arocena).


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.