• Regístrate
Estás leyendo: Bienvenida bici
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 03:57 Hoy

Ruta norte

Bienvenida bici

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Hay una maniobra que frecuentemente encaramos los choferes de coches o transportes de motor: se trata del esguince, a derecha o izquierda, en el momento en el que un ciclista avanza a nuestro lado, o quizá un poco atrás o un poco adelante. Sé que todos dudamos en ese momento: apurar el paso y ganarle la vuelta o esperar a que pase y entonces doblar. En ese instante veo, como en ningún otro, la diferencia entre la agresividad del vehículo motorizado y la indefensión de la bici, casi como si allí se condensara toda la ventaja y la desventaja de los unos y los otros, respectivamente, a lo largo y a lo ancho de las calles.Aunque no me crean, en ese fugaz trance soy de los que esperan a que pasen los ciclistas. Lo hago en cualquier momento, tenga o no prisa por llegar a mi destino. La razón es simple y pasa por el más elemental uso de la lógica: ¿qué peligro implica para mí un hombre sobre dos ruedas mientras yo deambulo en cuatro? Ninguno. ¿Y lo contrario? Mucho, poner en alto riesgo su vida.He visto, sin embargo, que no es lo común, ni en ese ni en otros casos, todos desventajosos para el usuario de la bici: los conductores de coches y demás le conferimos un lugar apenas visible a los ciclistas, los consideramos invasores en nuestros territorios asfaltados, una incomodidad que debemos tolerar desde nuestra burbuja metálica.Como muchísimas más, esta injusticia es parte de nuestro paisaje urbano. Las ciudades han sido diseñadas para el tránsito vertiginoso, no para avanzarlas en bici y menos caminando. Sé, por ejemplo, que hay urbes en Estados Unidos —el modelo al que deseamos imitar, aunque siempre con poca fortuna— que ya abolieron los espacios que no son para los coches: las distancias son tan grandes que no tiene caso pensar en aceras o acotamientos, pues sólo unos cuantos locos o desposeídos los andarían a pie o en bici. La emergencia del ciclismo como práctica recreativa no lejana de un cierto activismo en pro del medio ambiente y la búsqueda de convivencia social en espacios públicos es una de las mejores noticias laguneras de los años recientes. Si otras ciudades endiabladamente emproblemadas con la contaminación y el estrés, como el DF, lo vienen haciendo desde hace algunos años, en La Laguna no era necesario esperar el caos para que la bici comenzara a ganar terreno en la ciudad. Y ya lo estamos viendo, y sé que si esa práctica continúa se asentará un beneficio con repercusiones sociales múltiples, no sólo el mejoramiento de la cultura vial.Cierto que es en muchos casos una actividad recreativa semanal, un paseo colectivo con una cauda, por suerte, cada vez mayor. Uno de los beneficios que podemos vislumbrar tras el éxito de esta fiesta en movimiento está en la gradual y a veces no tan sutil exigencia a la autoridad para que en el futuro contemple dos políticas: la consideración de acotamientos y rutas precisas en la ciudad, y la construcción de espacios para el ciclismo deportivo. Dicho de otra forma, del ciclismo recreativo se puede pasar al ciclismo por necesidad laboral (como el que practican muchísimos obreros y demás trabajadores) y el ciclismo con aspiraciones de competencia. No es poco, entonces, lo que podría derivarse de los multitudinarios paseos semanales.En el plano personal, por una extraña razón (razón que espero no sea la flojera o algo aproximado) he pospuesto mi inserción sistemática al mundo de la bici. Compré una hace pocos años, pero creo que, por supino desconocimiento, la elegí mal y me resultó traumático andar en ella. La arrumbé, es verdad, pero nunca en meses he dejado de sentir el llamado de sus ruedas. Quizá con un arreglo pueda ser lo que deseo y entonces sí sumar mis pedaleos a los de muchos que hoy hacen su aporte para que La Laguna sea un pueblo orgullosamente bicicletero.


rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.