• Regístrate
Estás leyendo: Atletas
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 03:01 Hoy

Ruta norte

Atletas

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Fuimos a competir en los juegos estatales con un equipo de veinte atletas y obtuvimos extraordinarios resultados. Todos, me incluyo, nos habíamos preparado con dificultades y sacrificios pero al fin logramos sacar adelante nuestra preparación.

Por eso mismo atravesamos con total facilidad las eliminatorias regionales: de antemano no nos preocupaba pues gozamos de un nivel muy superior en esta zona. Este primer logro coincidió con el cambio de director en el Instituto Deportivo Municipal (IDM).

Si antes era complicado conseguir todo lo necesario para los viajes y las competencias, ahora fue peor. Faltaban tres semanas para el viaje y los atletas no fuimos siquiera recibidos por la autoridad. Nuestra preocupación no estaba tanto en que ese sujeto nos recibiera o no, sino en saber si contaríamos con lo necesario para participar en los estatales.

Por medio de un vocero nos comunicaron que todo estaba listo: uniformes, transporte, hotel, comidas, lo mínimo indispensable para participar. Pero llegó el día de la salida y lamentablemente no llegaron los uniformes.

Todos nos ajuareamos con los del año pasado y antepasado y ante antepasado, de manera que parecíamos una delegación de carnaval. Al llegar al punto de reunión esperamos durante varias horas el transporte en el que viajaríamos seis horas a la sede de los juegos.

Nuestro representante llamó desesperadamente al IDM y luego de no sé cuánto nos enviaron un camión desvencijado, inútil hasta para cargar maíz. Pese a todo, subimos y ya arriba comprobamos que la pasaríamos algo más que mal: el cacharro no traía aire acondicionado y dentro olía a una mezcla peligrosa de diésel y mierda, porque ni el escape ni el baño funcionaban. La tortura en cámara lenta duró nueve horas, tres más que en un camión normal.

Llegamos ya de noche, molidos y directo al hotel que nos habían previsto. Para nuestra mala suerte, jamás hubo una reservación, así que nuestro representante llamó al IDM y luego de media hora nos comunicaron que pararíamos en otro hotel.

Nos llevaron hacia allá y cuando lo vimos fue inocultable, por las cortinas en cada habitación, que se trataba de un hotel de paso que por eso y por el nombre exaltaba suespecialidad, pues se llamaba “Momentos Íntimos” con sórdidas letrotas de neón.

Ya no digo lo que pasó a la hora de cenar: tuvimos que salir del hotel y buscar alguna taquería donde nuestro coordinador hizo malabares para que alcanzara el presupuesto con una ingesta inevitablemente grasosa y antideportiva.

Al día siguiente competimos e, insisto, nuestros resultados fueron extraordinarios. En todas las disciplinas quedamos entre los últimos lugares. Sólo un atleta, yo, saqué un miserable sexto sitio en salto triple.



rutanortelaguna@yahoo.com.mx/@rutanortelaguna/http://rutanortelaguna.blogspot.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.