• Regístrate
Estás leyendo: Agua y caos
Comparte esta noticia

Ruta norte

Agua y caos

Jaime Muñoz Vargas

Publicidad
Publicidad

Ya nomás se acerca septiembre y me pongo a temblar. Lo digo por experiencia: en años anteriores no me ha tocado estar en el lugar idóneo cuando acontece la calamidad de una tormenta. El resultado de aquellas experiencias, sorprendido en la calle cuando el cielo se viene encima, ha sido ver lagunas innavegables desde el coche o aquella legendaria granizada que casi me sepulta alguna vez. En estos meses, por ello, permanezco con los focos amarillos de alerta y trato de no ser sorprendido por las lluvias que en la comarca lagunera no necesitan alcanzar el rango de diluvios para hacer estragos. 


Como sabemos, la nuestra es zona de escasas lluvias. Por mucho, la mayor parte del año vemos días despejados, con sol o con estrellas, y a veces con nubes que poco después se alejan sin decir ni pío. La energía solar, dicho esto de pasada, sería en La Laguna un éxito si cuajara una política pública que emprendiera su fomento en casas, comercios, empresas e instituciones. Pero acá nos damos cuenta de que existe el sol sólo cuando queda escondido tras los nublados, lo que ocurre muy pocas veces en el año. El sol, para nosotros, es tan evidente que ya no lo vemos.

No se necesita gran cosa entonces para que La Laguna quede maltrecha por inundaciones. Pese a que en apariencia es una inmensa planicie, en la región hay zonas un poco más bajas que de manera sistemática sufren a propósito de cualquier temporal. Eso ocurrió en el arranque de septiembre: 


varias colonias (Zaragoza Sur, La Fuente, Residencial del Norte…), se convirtieron una vez más en rumbos inaccesibles y requirieron el apoyo de las autoridades para zafar un poco del problema. Las fotos y los videos no mienten: en algunos casos el agua alcanzó el metro de altura, lo que, por el reblandecimiento de los muros, forzó la evacuación de familias mientras se desarrollaban tareas de bombeo.

Sobre este asunto se ha insistido que el drenaje pluvial es un rubro muy mal atendido por las administraciones municipales, sin excepción. 


Es de esas carencias con las que ha convivido la comarca al grado casi de maldición egipcia: nuestro drenaje pluvial es lastimoso y ninguna autoridad ha lanzado proyectos que acaben de una vez por todas, o al menos mitiguen, los estropicios recurrentes que azotan a ciertas colonias. La razón está en lo caro que es tal obra pública, lo conflictivo y lento que es llevarla a buen término y, sobre todo, lo poco redituable que resulta en el plano del efectismo propagandístico. Dadas estas circunstancias, el único camino que queda a muchos laguneros es la fe en que no sobrevengan aguaceros y, si se dan, que dios los agarre confesados. Lo otro, que alguna autoridad meta mano al asunto, es pedir demasiado. 



rutanortelaguna@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.