• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y las niñas, qué?
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 07:09 Hoy

Columna de Jaime Marín

¿Y las niñas, qué?

Jaime Marín

Publicidad
Publicidad

Nos encontrábamos relativamente bien. Por medio de la palabra escrita y hablada, los mexicanos en general nos expresábamos con propiedad. De repente irrumpió en la escena Vicente Fox y todo cambió. Desde entonces nuestro idioma se ha visto seriamente afectado debido a la influencia perniciosa que este personaje ha ejercido en él.

En la primaria nos enseñaron que en un grupo donde hubiera personas de los dos sexos, bastaba con que una de ellas perteneciera al género masculino para referirnos a él como ELLOS; no ellos y ellas. Pero llegó Fox, quien con su ignorancia desbordada puso de moda, además de muchas otras sandeces, la aberrante frase: mexicanos y mexicanas. Ahí empezó la corrupción de nuestro idioma. A él le debemos esta debacle lingüística que hoy padecemos.

Ayer, se celebró el Día del Niño. ¿Y las niñas, qué? Si ya cayeron en la estupidez de alterar el nombre de la Cámara de Diputados -devaluada institución, debido a los incompetentes y oportunistas personajes que la integran-. Un genio (o tal vez una "genia") tuvo la ocurrencia de cambiarle el nombre, ahora se llama: cámara de diputadas y diputados. Luego entonces por qué al Día del Niño no le llaman Día del Niño y de la Niña.

El próximo 15 de mayo celebraremos el Día del Maestro. ¿Y las maestras, qué? Con esta moda retrógrada, aunque sea una aberración, ellas deben incluirse en la celebración como Día del Maestro y la Maestra.

A últimas fechas se ha hablado y escrito mucho en relación de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes. ¿Y las "adolescentas", qué? ¿Las discriminan debido a su género? ¿Dónde quedaron entonces sus derechos?

Lo pernicioso de esta situación es que la degeneración de nuestro idioma ha cundido, las más claras muestras de malhablados y "malhabladas" las encontramos en los servidoras públicos. Cuando los miembros y "miembras" de este sector tocan cualquier tema, arruinan el castellano. En los medios de comunicación también nos topamos con textos mal escritos en relación al género. Hoy mismo hay varios botones de muestra en este diario.

Debido a que esta moda ha cundido en un segmento de la población poco instruido, es posible que pase algún tiempo antes de que volvamos a tomar el camino del buen decir y el bien hablar, esperemos que no llegue otro político mal hablado a darle más cuerda a esta estúpida moda.

jaimemarinsr@jmarin.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.